Distribución de Corredores

Distribución de Corredores en el American River 50Estaba curioso por ver como estaban distribuidos los corredores en la carrera American River 2010. Busqué el listado de corredores por categorías y cree la gráfica de distribución por edades y género. Interesante: estoy en la categoría más numerosa de ultra corredores. Hubo 144 hombres corriendo en mi categoría, y yo llegué de 83 en mi categoría. Los panameños llegamos así en mi categoría: #13 – Nicolás García (42 años), #58 – Rogelio Bennett (46 años), #83 – Irving Bennett (49 años).

Supongo que la distribución de esta carrera específica debe ser bastante representativa del promedio mundial, aunque California (en especial Auburn) se considera la capital mundial de los ultra corredores. Pero puede que los Sur Africanos estén aún más locos. Ellos tienen el Ultra Maratón de Los Camaradas en el que ahora mismo hay 16,635 corredores inscritos para este 31 de mayo. Ese maratón es por carretera, a diferencia del American River 50 que es mayormente por senderos. El Comrades es de 89 kilómetros, un poco más largo que el AR50.

JJ100, WS 100 y UTMB

Finalmente logré correr el ultramaratón American River 50. Crucé la meta en 10:10:54, según el reloj oficial. Partimos 7 panameños juntos y todos lograron cruzar la meta de acuerdo con sus expectativas. Ha sido muy emocionante leer y escuchar sobre las experiencias de Nicolas García, Carlos Retally, Iris Regalado, Margaret Von Sanger, Lizbet Ramirez, y mi hermano Roger. Yo había estado muy ocupado, hasta ahora, y no me podido sentar a escribir nada sobre esa experiencia. Pero mientras pensaba sobre esa carrera, y trabajaba, mi interés me ha llevado a explorar las posibilidades que se me han abierto: el Western States 100 y el Ultratour du Mont Blanc. Ambas carreras requieren de experiencia previa para poder registrarse.

El tiempo que hice en el AR50 me permite registrarme para la lotería del WS 100 del 2011. Para el UTMB necesito acumular 4 puntos para probar que tengo experiencia previa. Por años he estado leyendo del WS 100, y el UTMB apareció en mi radar hace poco, pero ambas experiencias parecían estar fuera de mi alcance: no contaba con el fondo, ni la voluntad, para participar en eventos de esa magnitud. Correr 160 kilómetros o más pone al cuerpo frente a pruebas extremas, lo lleva al límite, y pone en peligro ciertas funciones vitales del cuerpo – no es relajo. Y yo siempre he sido muy relajado para esa clase de compromisos… Pero mientras más he tratado de acabar con mi cuerpo, más resistente se ha vuelto. Parece que la naturaleza casi que nos ha hecho a prueba de nosotros mismos.

El Javelina Jundred (JJ100) lo he encontrado mientras pensaba en los dos eventos que mencioné anteriormente. Este evento me puede dar 3 puntos adicionales al AR50 para completar mi prueba de experiencia para el UTMB. El Javelina Jundred es una carrera relativamente plana, en el desierto de Arizona, que parece apropiada para mi primer intento de terminar una carrera de 160 kilómetros. Lo bueno es que tiene premios para los que se rajan a los 100 kms. – para consolarlos. También tienen premios para el mejor disfraz, y el / la mejor virgen en terminar la carrera. Casi que me atrevo a apostar que los organizadores de esa carrera son Hashers.

Entrenando para el American River he redescubierto cuanto me gusta correr por el sólo hecho de correr. Al entrenar para esa carrera me concentré en pasar tiempo corriendo, pero sin tener metas específicas que cumplir. También me la pasé corriendo por los senderos disponibles cerca de mi casa, y he encontrado que hay muchos, y que son sumamente agradables. He cruzado un umbral a través de un estrecho cañón para descubrir un valle inmenso por delante. El mundo realmente se me ha hecho más pequeño al completar este último evento.

Caminar, bicicletear y correr por muchas horas es sencillo cuando uno se mantiene dentro de un ritmo cómodo. Es cuestión de solamente bajar la marcha para llegar lejos: los motores de los fórmula 1 duran una carrera nada más por que los llevan a tope, y los motores de las mulas duran cientos de miles de kilómetros por que los llevan dentro de su rango de trabajo.  Ir lejos es cuestión de moverse hacia adelante, sin prisa, pero sin pausa, tenaz y perserverantemente empujar un paso más a cada instante.

Tal vez si hubiese hecho algo de ejercicio en toda esta semana habría estado muy cansado para pensar en estas cosas, pero por trabajo, y por que era lo adecuado, he tenido unos días completamente sedentarios. A partir de mañana, hoy ya hace mucho sol, inicia la persecución de mis próximos retos: el Javelina Jundred y el Ironman de Cozumel 2010. El Ironman va a caer solito (aun que no lo puedo descuidar) mientras paso las horas moviéndome y moviéndome persistentemente.  De paso metemos la 55o Vuelta a Colón para nadar un poco. A darle al cuero hasta que aguante…

80k – American River

He estado tratando de proyectar que tiempo voy a hacer en el ultra maratón de American River. Estoy fuera de mi marco de experiencia ya que lo más que he corrido son 42k. De lo que he leído, un buen estimado es el tiempo normal de un maratón más 2 horas adicionales. ¿Pero qué considero el tiempo normal de un maratón? He estado mejorando mis maratones desde que los he estado corriendo. ¿Qué tiempo tomo como referencia? El promedio es una posibilidad, pero la realidad es que el promedio es un tiempo muy alto para lo que estoy corriendo ahora mismo. A la misma vez, mi mejor tiempo también esta basado en un solo maratón.

Creo que puedo tomar 4 horas como mi maratón de referencia, y estoy seguro que ese es un tiempo conservador que fácilmente puedo superar. Con esa cifra llego a 10 horas par el tiempo estimado de mi ultra próximo. Mis expectativas están en 9:30, como siempre, siendo optimista. Cualquier tiempo que tenga un 9:?? me haría feliz. El próximo punto es estimar el paso que me va a llevar a la meta dentro de ese tiempo. No puedo tomar ese tiempo y dividirlo entre la distancia y pensar que ya he llegado a el paso que debo sostener.

No es posible correr sin parar, para mi, por todo ese tiempo (10 horas). Voy a hacer paradas durante mi carrera: para orinar, para comer, para ver la vista y oler las flores. Hay 12 puntos de abastecimiento a través del recorrido que me va a llevar a la meta. Como mucho, puedo estimar 2 minutos en 10 paradas y 10 minutos en 2 paradas – un total de 40 minutos. Si le resto este tiempo al total que tengo en mente para terminar la carrera me quedan 9 horas 20 minutos. Ahora asigno una media hora para las paradas recreativas y las inesperadas y llego 8 horas 50 minutos. El paso que debo seguir para ese tiempo es de 6:22 el kilómetro, en promedio.

Ahora viene la parte de apreciación interesante: a mi no me gusta correr tan despacio. Mi ritmo de fondo siempre es menor de 6 minutos por kilómetro. Y a ese paso voy cómodo, muy cómodo, con mi corazón trabajando sin mucha exigencia. ¿Será posible que logre promediar 6min./km. si corro un poquito más rápido que eso y camino las subidas, todas? ¿Cuanto se degradará mi ritmo a medida que vayan pasando las horas? Por supuesto que no he entrenado lo suficiente para tener una buena experiencia que me permita juzgar apropiadamente cuanto me voy a desgastar. Me es más fácil predecir ese desgaste en una bicicleta que corriendo.

Al final de cuentas, para mi lo más importante para esta primera ultramaratón es terminar mi carrera. Cualquier tiempo es mejor que no terminar la carrera. No tengo ningún DNF (no terminó) en ninguna prueba individual en las que he participado. No quiero que esta próxima prueba termine con mi buen historial. Este aspecto es más bien un reflejo de mi relajo que de mi competitividad. Si estuviese participando al tope sería más común que me reviente en un porcentaje de pruebas, pero mi estilo es mucho menos exigente. Para mi la diversión está en el camino, no en la meta. De hecho, cuando llego a la línea de partida ya he disfrutado el 90% del recorrido, todo el recorrido que me llevo hasta ese punto. Terminar la carrera ya es el último tramo del compromiso que adquirí cuando decidí participar en esa precisa competencia.

Han habido excepciones… Una noche estaba en un bar y un amigo me dijo que el fin de semana era La Vuelta a Colón, la competencia de aguas abiertas más larga de Panamá. Ese domingo estábamos en la partida. En ese caso, terminar era el 100% de la diversión. Esta vez, voy para una meta que tengo como tres años de tener en mente, y han transcurrido unos 4 meses desde que me inscribí en la carrera. Me costó mucho iniciar el entrenamiento: entre una cosa y otra se me hacía difícil entrenar. Ahora estoy asustado, corriendo por el miedo de que no llegue a la meta, de que me truene el motor y se me explote un cilindro – no quiero volarme la tapa del motor en plena carrera, y espero que las llantas no se me pinchen. Ya el corazón comenzó a hacer pum-pum-pum con anticipación.

Zapatillas todo terreno


Salomon XA Pro 3d

Ahora que voy para el American River 50, un ultra-maratón de 80 kilómetros (50 millas), estoy buscando las zapatillas que voy a usar en esa corrida. He comprado varias zapatillas todo terreno para probarlas y tomar mi decisión. El Maratón de El Valle, 42 kms. de senderos, lo corrí con mis zapatillas estándar para ese terreno, unas Salomon XA Pro 3d. Llevo años caminando y corriendo con esas zapatillas y no las cambio por nada cuando el terreno se pone difícil. Pero después de unos 30 kilómetros durante el maratón me comenzó a molestar el arco del pié derecho.

 

He decidido que tengo dos opciones, correr el ultra con otro par de zapatillas, o cambiarme las zapatillas a media carrera. Es muy probable que opte por la segunda opción. Cambiar las zapatillas a la mitad de la carrera también cambia los puntos de contacto sobre el pié, aun que ligeramente, y puede evitar ampollas y otras molestias. A mi poco me salen ampollas, pero nunca he corrido 80 kilómetros. Mi otra opción es el segundo par de zapatillas de montaña, las Salomon Comp 3, un poco más livianas que las XA Pro, con una suela menos rígida. Estas zapatillas me gustan tanto como las XA Pro, tal vez más.

Avia Avi-Stoltz

En el maratón de El Valle corrí un buen tramo con Silvio Federico, de Avia, que estaba usando unas Avi-Stoltz. Me ha dado un par para que las pruebe. Las he estado usando y están muy buenas. Son más livianas que las dos zapatillas Salomon, pero no tienen la punta del pié tan protegida como las anteriores. La suela tiene excelente tracción y también tiene un plato en la planta que protege contra rocas y otros objetos que podrían penetrar una suela de zapatilla común. Estas zapatillas drenan muy bien, al igual que las Salomon. Las Avi-Stoltz fueron diseñadas por Conrad Stoltz, ganador de un par de campeonatos de triatlón X-Terra. Tienen un cierre que no requiere de nudo para amarrarse los cordones, pero el sistema no es tan bueno como el de las Salomon.

 

Inov8 X-Talon

Las otras dos zapatillas que me he comprado son unas Salomon SpeedCross y unas Inov8 X-Talon 212. Estas dos zapatillas son muy livianas y de diseño parecido, ya que están hechas para el mismo propósito: fell running, campotraviesa. Fell running es una carrera popular en Inglaterra y Escocia, en donde se corre hasta la punta de un cerro, por donde quieras, y gana el que primero regrese al punto de partida. De estas dos zapatillas, las Inov8 X-Talon son las más livianas, fácilmente. Las X-Talon son unas zapatillas casi minimalistas, como las Nike Free, con unas tacos grandísimos y un caucho super pegajoso, que se ve que no duraría mucho contra el concreto. La forma de amarrarse las X-Talon es la más complicada del mundo, pero permiten ajustar firmemente el talón.

Salomon Speedcross

 

Las SpeedCross son todo Salomon en la manera de amarrarse, con cordones de kevlar y un bolsillo donde esconder todo lo que queda suelto. Son más estrechas y bajas que las Salomon XA Pro y Comp 3, y también mas livianas. El patrón de la suela es muy parecido al de las Inov8 X-Talon, con unos tacos inmensos. Se vé que el lodo no se les pegaría por nada. Donde pones el pié, queda el pié con estas zapatillas. Al igual que las X-Talón, tienen una tracción grandísima.

Bueno, estoy corriendo con todas estas zapatillas para ver cuales me convencen para llevarlas a la distancia máxima. Por ahora todas las corridas que he hecho han sido relativamente cortas. Este fin de semana, en El Valle, le voy a meter fondo a las X-Talon para ver como me va. Voy a correrlas por la India Dormida, bajando a Sofre y regresando por La Montañita, una buena vuelta de 12 kilómetros si parto de arriba, y 18 kilómetros si me voy desde la casa. Creo que me voy a ir desde Shangri-La para que sea más larga la vuelta.

 


Pesos de Zapatillas

.

Zapatillas Todo-Terreno Zapatillas Livianas

.

Modelo Peso Modelo Peso

.

Inov8 X-Talon 212 1.10 lbs. New Balance 670 1.14 lbs.

.

Salomon SpeedCross 1.52 lbs. Nike Free 5.0 1.22 lbs.

.

Avia Avi-Stoltz 1.58 lbs. Zoot Energy 1.38 lbs.

.

Salomon Comp 3 1.86 lbs.

.

Salomon XA Pro 3D 2.00 lbs.

American River 50

American River 50 es una carrera de 50 millas (80 kilómetros) que se corre en Sacramento, California, a lo largo del Río American. Es una carrera de resistencia que equivale a correr casi dos maratones seguidos. Después de haber corrido tres maratones he quedado con ganas de probar una distancia más larga. Correr rápido requiere de mucho esfuerzo y prefiero tomarla suave y correr más tiempo. La próxima carrera es este 14 de abril, lo que no me deja mucho tiempo para entrenarme, pero creo que tengo todavía algo del fondo del Maratón de Nueva York, y eso debe contar para algo.

He estado leyendo de como entrenar para una ultra-maratón y no es otra cosa que correr un poco más todos los días, pero no tanto más. Tengo que trabajar algo de velocidad para no tener que correr tantas horas seguidas, y alargar un 20 a 30% la distancia que estoy corriendo actualmente. Los fines de semana hay que meter una corrida larga, y, ocasionalmente, dos corridas largas seguidas. Es bueno hacer algo de entrenamiento cruzado para reforzar los músculos base y crear más fuerza. Continuar leyendo “American River 50”