Maratón de Panama 2010

Este Maratón de Panamá 2010 me sacó su tributo en carne. Estaba cansando del Ironman de Cozumel que hice el fin de semana anterior. Sabía que me iba a costar, pero no pensaba que me iba a costar tanto. Los primeros 10 fueron fáciles, me fui entre 5:30 y 6:00 minutos el kilómetro, un paso “suave” para llegar en 4 horas. Ya llegando a los 10kms comenzaba a pensar que me iba a costar mantener el paso.

Había estado corriendo a un nivel aeróbico muy, muy cómodo, respirando con facilidad. Pero ya el corazón comenzaba a subirse con facilidad. Y sentía que mis pantorrillas estaban tiernas, como si me pudiese hacer un daño fácilmente si hacía un movimiento violento, como un acelerón. Ya el ritmo de 6:00 minutos comenzó a sentirse forzado cuando estaba a 15kms, corriendo por el puente del Corredor Sur. Pasé la mitad del maratón en 2:10, y ya sabía que iba a estar difícil llegar en 5 horas.

Margaret y Patrick me habían dejado atrás, al igual que Iris, Popo, Víctor, Tito, y otro pocotón. Ya parecía que estaba corriendo hacia atrás. Por suerte pasé frente a Multiplaza justo a tiempo para ver al Keniano llegar triunfador a la meta. El sol ya estaba comenzando a calentar, y era obvio que para cuando estuviese en la cinta costera, de regreso, iba a correr a través de un horno abrasador.  Llegando al final de la cinta costera me pasó Daniel Alveo Young, pero logré mantenerlo a la vista. Cuando paré por una esponja fría, frente al Mercado de Mariscos, vi que Daniel estaba caminando la subida del viaducto a la 4 de julio. Apreté un poquito para alcanzarlo y acompañarlo, mientras pudiera hacerlo.

En el viaducto vi a Fishy Alfaro y Gae Goldoni, que ya venían de regreso. Creo que Fishy fue el único otro corredor del Ironman de Cozumel que se metió a este maratón. No parecía que Fishy compartía mi miseria, para nada. En ese momento me llevaba unos 1o kilómetros, aproximadamente. Nosotros caminamos todo el viaducto, y volvimos a correr toda la 4 de julio hasta la Calzada de Amador. Cuando llegamos al retorno frente a Flags, unos 32 kilómetros según mi GPS, calculé que si volvía a correr podríamos llegar en 5 horas.

El plan salió a duras penas: llegué en 4:58:46, en las justas. Pero esos últimos 10 kilómetros los sufrí mucho. Estaba ya muy caliente, y el sol me tenía cocinado. Por suerte podía correr como pingüino a cerca de 8:00 minutos el kilómetro. Me fui caminando y corriendo con el ojo puesto en el reloj, tentado a caminar, pero alentado por llegar en menos de 5 horas. Me decía mientras corría que este era buen entrenamiento para un ultra, pero eso no me motivaba mucho. ¡Lo que más me alentó fue pensar que cada paso me acercaba más a una cerveza muy fría!

Gamboa g21 – Los mejores 21km de Gamboa

Lorena y Sandra terminando
Lorena y Sandra terminando

Este domingo corrimos los 21 kilómetros de Gamboa. Sin lugar a dudas que este evento se ha ganado su posición en la historia de esa carrera como la mejor edición a la fecha. La participación fue masiva, tanto de parte de los corredores, como de los espectadores y el personal de apoyo. César Kiamco, como director de la carrera, se merece un premio por su excelente labor. Me alegró ver el regreso a la ruta tradicional de esta carrera, que, cuando la corrí por primera vez, partía de Gamboa.

Lorena corrió la carrera en 3:10 – un logro fantástico. Estoy muy orgulloso por el esfuerzo que ha hecho, y por los resultados que ha conseguido. Ya está más cerca de su meta: correr el maratón de Huntington Beach, el 6 de febrero del 2011. Corrió acompañada de Sandra Mora, quien también corría esa distancia por primera vez. Lorena ya había corrido los 21km de El Valle, pero ella dice que esa era una caminata, no una corrida. Igual, terminar la carrera de 21 kilómetros es una gran progresión.

Por mi parte, comenzando la carrera, después de subir la primera loma después de la meta, pensé que no iba a poder terminar la carrera. Me había lastimado el tendón de la pantorrila derecha el lunes anterior y el dolor regresó inmediatamente inicié la corrida. Fui acomodando mi pisada para ver como podía lidiar con la lesión y poco a poco encontré un ritmo que pude llevar hasta el final. Para mi era importante ver como me iba después del tirón por que si no podía con esta carrera, menos iba a poder con los 160 kilómetros que me esperan en 20 días, en el Javelina Jundred. Al menos me dan un certificado de participación si completo 100km.

El sábado pedaleé 3 horas sin ninguna molestia en la pantorrilla. Voy a mover mi entrenamiento a la bicicleta y así descansar mi tendón. Puedo bajar mis corridas a un par por semana, entrenando mi corazón con natación y bicicleta. ¿Qué más me queda?

Aún con lo anterior, disfruté mucho de esta carrera. Qué agradable es correr, y competir, con tanto amigos en el camino. Fue divertido irme acomodando entre los corredores. Rápidamente quedé muy rezagado entre los corredores por el tiempo que caminé mientras se me acomodaba el dolor de la pantorrilla. Luego pude ir avanzando con cautela, tratando de mejorar mi ritmo sin hacerme más daño. Casi que quedo a medio camino cuando la pierna izquierda se me quería revelar por que estaba haciendo la mayoría del trabajo, cargando a la pierna derecha.

Al final crucé la meta en menos de 1:56:00. No se exactamente en que tiempo terminé por que el número se me corrió y no me tomaron el tiempo correcto. Estoy seguro que hice menos que 1:56 por que ese fue el tiempo de Camilo Amado, a quien me pasé antes de iniciar la bajada hacia la meta. Camilo y yo tuvimos un tete a tete amistoso a través de toda la distancia. Jugamos a la liebre y la tortuga toda la carrera: yo caminaba en los puestos de agua y Camilo de pasaba. Luego me lo alcanzaba y me lo pasaba, solamente para volver a repetirlo un par de kilómetros más tarde.

Cuando pasé bajo las hierbas de bambú me acomodé mi numero de carrera para que se pudiera ver bien. Luego apagué el cerebro para pasarle la sangre a las piernas, y apreté con todo lo que me quedaba. Me medí en la loma para llegar al tope de mi ritmo cardíaco al coronarla. Seguí resoplando en la recta antes del hotel para tratar de bajar mis pulsaciones y mantener el impulso. Como mi motor diesel no tenía muchas revoluciones que desarrollar, pero 3,950rpm pude llegar hasta la meta sin explotar.

Tuve que esperar un buen rato antes de poder tomarme una cerveza de las que tenía en el auto, una caja de Balboas de botella heladas. Vera se había llevado el auto para dar apoyo en el puesto de los Juaneteros y Hashers, a 2 kilómetros de la meta. Mientras me dedique a socializar con el resto de los corredores que iban llegando. Margaret Von Sanger me trajó hielo para la pierna y me ayudó muchísimo. He seguido poniendo hielo en la pierna y se me ha aliviado muchísimo. Ya veré como me me va en Arizona.

El Valle Trail Race 2010 – Reporte

¡Sobreviví El Valle Trail Race 2010! Había calculado 7 horas 30 minutos para terminar los 45km y me tomó 8:05. Cuando llegué a la meta solamente quedaban los organizadores, mi esposa Lorena y los Hashers esperándome con una cerveza. Recibí la triste noticia de la muerte de nuestro amigo Joe Parker cuanbo yo iba en la recta final, y cruzar la meta fue una mezcla de júbilo y dolor. Pero estoy seguro que Joe Parker murió como quería, con las zapatillas puestas.

Como yo conocía la ruta íntegra, corrí con pleno conocimiento de todo lo que venía, y también lo hice con un plan bien definido: llegar a la meta. La carrera estaba diseñada para que las bajadas permitieran correr con bastante seguridad y las subidas iban por las partes más difíciles. Si la carrera hubiese sido en el sentido contrario, las subidas hubiesen sido fáciles y las bajadas mucho más difíciles.

Traté de bajar rápido hasta Río Indio Centro, a donde llegué cerca de las 2:30, y de allí hasta el regreso a La Mesa lo tomé con calma, corriendo lo plano y las bajadas, y subiendo cómodamente todas las trepadas. En la bajada hasta Río Indio Centro me fui con Margaret Von Sanger, Víctor Mojica, y otro amigo. Joaquín Gil del Real nos alcanzó poco después de Jordanal.

En Río Indio Centro íbamos de 15º y 16º. En la subida hacia las Tres Cruces nos encontramos con otros dos corredores que no conocíamos. Bajando hacia Boca de Las Minas nos pasamos a esos dos corredores y nos alcanzamos a Luis Carlos Stoute, quien iba reído y bajando con precaución esa resbalosa y rocosa pendiente. En el Río Las Minas llené una de mis botellas de agua. Llevaba dos botellas de agua para que me alcanzaran en las partes difíciles, y en Río Indio Centro solamente rellené una botella.

De Boca de Las Minas hasta La Mesa nos tocaba un ascenso largo y con una pendiente muy difícil. Joaquín y yo entramos en un ritmo que nos traía cerca de nuestro límite cardíaco, y solamente estábamos caminando las subidas. Ambos estábamos rellenando nuestras botellas en cada cruce de río. En el último cruce del Río Las Minas nos encontramos con Carlitos Rettally, George Shoemaker, y Jorge Rodríguez, todos bañándose en el río. En cuanto llegamos decidieron que ya era suficiente el descanso, rellenaron sus botellas con agua del río, y seguimos juntos.

El próximo tramo era un poco complicado por que había que caminar por todo el lecho de una quebrada que daba al Río Las Minas. Los tres, Carlitos, Jorge y George, se fueron quedando atrás lentamente. Cuando salimos de esa quebrada venía el ascenso más empinado de esa sección. George Shoemaker logró alcanzarnos en esa subida que contaba con un buen sendero. Llegando al tercer puesto de agua, cuando ya los autos podían llegar, volvimos a correr. Joquín se nos quedó atrás en ese punto.

En la bajada de La Mesa George me dejó atrás, como era de esperarse. Desde arriba de La Mesa hasta La Piedra Pintada todo el camino era de asfalto y tosca. En el Cool Zone de Pura Voluntada, en la entrada a La India Dormida, me volví a encontrar a George, que estaba saliendo del reabastecimiento. Estaba seguro que no lo volvería a alcanzar…

Lizbeth y el equipo del Coolzone me atendieron con mucho esmero y lograron que algo de energía regresara a mi cuerpo. En ese punto ya me había acabado toda la comida que llevaba para la primera parte de la carrera, y ya estaba hidratado al punto que no podía seguir consumiendo líquidos (aunque la sed me abrasaba). Recogí unos cuantos gels, rellené mis 2 botellas, una con agua y la otra con Gatorade, y seguí mi camino.

La subida de La India Dormida la tuve que tomar con mucha calma para no forzar mucho a mi corazón que ya venía trajinado. Pude ver que todavía quedaban las marcas de cal que había puesto el día anterior, y que muchas de las cintas amarillas seguían en su lugar. La pintura naranja que Daniel Alveo Young había puesto también estaban muy prominentes en el camino. Arriba de La India, cuando había que girar a la izquierda, apenas se veían las marcas de cal, y habían desaparecido unas cintas que estaban colocadas para llamar la atención hacia el giro.

Cuando llegué al lomo de La India Dormida comenzó a llover y tronar. Consideré regresar al Coolzone y retirarme de la carrera, pero eran truenos lo que sonaba. Si hubiese visto relámpagos habría bajado inmediatamente. Con algo de aprehensión continué mi corrida por La India Dormida. Me extraño no poder ver a George en ninguna de las vistas expansivas que permitía el desnivel del lugar. No creí que George me pudiese sacar tanta ventaja en ese terreno.

Sabía que Carlitos me estaría pisando los talones y de vez en cuando miraba hacia atrás para ver cuando aparecería. Efectivamente, llegando al final de La India lo vi desde la punta de una subida cuando el iniciaba su bajada por el otro lado. Le silbé y me respondió claramente que ¿por qué llevaba tanto apuro? Le dije que si quería lo esperaba, pero no me respondió. Apuré mi paso un poco para mantener mi pequeña ventaja.

Logré recorrer toda La India Dormida en hora y media, cerca de lo que había calculado. Pensé que sería capaz de hacerlo en menos tiempo, pero mis pisadas ya no eran tan seguras por el agotamiento y me limité a minimizar las posibilidades de un accidente. Al llegar al final de la bajada ya estaba seguro que terminaría cerca de las 8:00 horas. No había forma de que logrará mejorar mi posición en el evento, pero si me relajaba Carlitos no iba a titubear en bajarme un puesto.

Me dediqué a correr y caminar a lo Jeff Galloway hasta la meta. En la recta final, que es larguísima, pude ver cuando Carlito finalmente apareció dentro de mi campo visual. Ya sería muy difícil que me alcanzara. En ese tramo me encontré con Daniel, el escudero de Luis Carlos, que quería saber cómo volver a encontrarse con Luis Carlos. Le explique como llegar a la bajada de La India. Teresa pasó en su auto y me contó de Joe Parker, se me erizaron los vellos y me embargo la tristeza. Melanie Boyd pasó en un 4wheel y me contó que se había acordado mucho de mi durante su carrera, y de mi madre también. Sibila pasó en su auto y también me alento.

Cuando volví a ver hacia atrás vi que Carlitos estaba mucho más cerca y me venía corriendo con ganas. Hora de trabajar: apreté mi paso hasta cruzar la meta. ¡Que alegría cuando ya pude ver la meta! Nuevas fuerzas acudieron al rescate y crucé la meta con paso firme, escuchando a mi esposa, al Hash y a los espectadores alentándome a terminar. Y justo cuando crucé la meta Jonathan Jones me dió una cerveza helada: ahhh!

El Valle Trail Race 2010

Logo
El Valle Trail Race Logo

Ya he recorrido toda la ruta de la carrera de 21kms unas tres veces y puedo decir con seguridad que este recorrido me gusta mucho más que el recorrido del año pasado. Su nivel de dificultad es mayor al del año pasado, pero el recorrido es más fresco, entretenido, y con mejores vistas. Este año hay más asfalto que el año pasado, pero no es gran cosa la diferencia. La variedad del terreno será lo más notorio de esta ruta. Ciertos segmentos de los senderos me han llamado la atención por que le roban mucho tiempo a los que no están acostumbrados al terreno quebrado, y los cruces de quebradas serán cuellos de botella en los 21kms. – si se encuentran con una fila tratando de cruzar por las piedras, sin mojarse, háganse a un lado y crucen por el agua sacando ventaja a cambio de zapatillas mojadas.

Para los que estén compitiendo por podio será muy importante llegar de primeros a los senderos críticos, el de Matahogado a La Mesa, y la subida de La India, o quedarán atrapados en las filas de corredores caminando por cuidado a hacerse un daño, o por llegar al máximo de su ritmo cardíaco. Será difícil rebasar en los senderos estrechos y no quedará otra que marchar al ritmo de los que estén por delante. Espero que la gente esté pilas en las intersecciones o se desviaran por los senderos equivocados, en especial los que se la pasan con la mirada clavada en las zapatillas.

Las dos subidas grandes son las de Los Berrales a La Mesa (20 a 45 minutos) y La India Dormida (20 a 50 minutos). Un cuello de botella será la cerca y el portón rojo en La Mesa. Hay que pasar por un lado de la puerta, o saltarse la puerta. Yo sugiero que los que tengan apuro se salten la puerta. Opcionalmente, podemos cortar el alambre y luego arreglamos la cerca para no atentar contra la propiedad privada. Lo ideal sería que alguien consiga la llave de ese portón…

En el recorrido de ayer estábamos Roger, Tato, Carlitos, Melanie, Berta y yo. Escuché a Tato decir que no iba a poder participar este año en la carrera. Lástima, es posible que Los Valleros nos quedemos sin representante en el podio. Roger se lástimo una pierna y no terminó la corrida, lo que posiblemente nos quite otra posibilidad de quedar en el podio. Durante nuestro recorrido Carlitos me habló de dos partidas, una para los del ultra y otra para los de los 21kms., pero yo preferiría una sola partida: es más vistosa y divertida.

Este fin de semana nos tocó correr con bajareque casi todo el recorrido. Por suerte el camino no estaba muy resbaloso, aún mojado. Las piedras en las gibas de La India son bastante ásperas y proporcionaron buena tracción todo el tiempo. Donde más lodo ha habido siempre es bajando de La Mesa, al llegar a las fincas de pollo. La parte de arriba de La India tiene los senderos de barro bien compactado y casi no se afectan por el agua. No logré completar el recorrido por que varios (todos) tenían que estar temprano en algún otro lugar, todavía sigo buscando tener un mejor aproximado del largo de este circuito.

Terminamos nuestro recorrido en la mitad de La India y bajamos por el sendero más rocoso del cerro. Berta comió piso parejo y Melanie tenía ganas de salir en caballo. Iniciamos el recorrido a las 7:42am y yo estaba de vuelta en Shangri-La a las 11:00am con un six-pack de Balboa. Este fin de semana que viene quiero volver a recorrer la ruta de los 45kms. y poner cintas en los lugares dudosos. Voy a tomar fotos de la bajada a Jordanal y ver como le ha ido con toda el agua que ha caído recientemente.

El Valle Trail Marathon – 45k

Ruta del maratón
El Valle Trail Marathon - 45k

Este 15 de agosto, 2010 tendremos el 2do El Valle Trail Marathon. Este año la ruta ha cambiado y correremos hacia el norte partiendo desde el Hotel Campestre, en dirección hacia Matahogado. A continuación sigue la descripción de la ruta de los 45k, la versión ultra del maratón. En Facebook hay un recorrido fotográfico completo de la parte de 21k y la parte del ultra. Nadie debe pensar que esta carrera es comparable con un maratón normal – este recorrido cae claramente bajo la categoría de ultra-maratón por su dificultad.

Los primeros 1,300 metros son por asfalto hasta llegar al pequeño puente sobre el Río Antón, antes de la subida hacia Matahogado. Justo después de este puente hay que girar a mano izquierda por el sendero que lleva a otro puente visible desde la calle. Este es el inicio del sendero de Los Berrales que va paralelo al Río Antón y llega a la toma de agua de El Valle. Esta es una de las secciones más verdes y frescas del recorrido y mide aproximadamente un kilómetro.

Al final de este sendero se llega al 4to cruce de agua y se inicia el ascenso hacia La Mesa de El Valle. Hay que cruzar el Río Antón y seguir el sendero hacia arriba. Después de unos 500 metros de bosque montañoso se llega a un llano de pasto y hay que girar a la izquierda nuevamente y subir hacia un portón rojo que se ve en la distancia. Hay que cruzar la cerca por la mano izquierda del portón que seguramente estará cerrado y continuar hacia las fincas de pollo. Justo después del portón se llega nuevamente a un camino transitable que nos llevará de regreso a El Valle a través de La Mesa.

Aproximadamente a los 3.5k de haber partido se llega a una bifurcación en el trayecto. Aquí estará el primer puesto de apoyo a la carrera y los que estén corriendo el maratón completo deben girar a la derecha, los de 21k deben girar a la izquierda. Desde este punto en adelante los corredores que elijan esta ruta deben considerar que se van a adentrar en el campo, dejando atrás la cobertura de celular y del tendido eléctrico. Por los próximos 25 kilómetros los corredores deben contar con su propio apoyo (hay 2 puntos de apoyo en este segmento, pero es mejor que se sientan auto-suficientes).

El maratón continua por una bajado de camino secundario transitable en 4×4 que tiene unos 9.3k hasta Jordanal. El camino tiene una pendiente en bajada leve por 1.5k antes de iniciar un descenso pronunciado por superficie de tosca hasta cruzar uno de los brazos del Río Indio. Cerca de los 6.5k de haber partido llegarán a la Escuela de Río Indio Nacimiento. El camino sigue descendiendo por los próximos 6k hasta llegar a la Escuela de Jordanal, donde los corredores llevarán cerca de 13k – aquí encontrarán una pequeña tienda y el próximo punto de apoyo de la carrera.

El camino continua con una buena superficie hasta cruzar la Quebrada Jordanal, al kilómetro 15 del maratón. Justo después de cruzar el río viene una subida pronunciada. Una vez que se vuelve a nivelar el recorrido van en camino a Río Indio Centro, en donde llevarán 16.7k de recorrido. En Río Indio Centro deben girar a la izquierda por el camino que baja por el costado de la capilla. Van a descender hasta el Río Indio y cruzarlo por un zarzo. Justo después del zarzo deben tomar nuevamente a la izquierda e iniciar otro ascenso. Esta subida corona a los 18k del recorrido, llegando las Tres Cruces. Al llegar a este punto deben continuar por la derecha de las cruces, pegados a la cerca que deben llevar a su derecha. Al fondo de la bajada deben cruzar el Río Las Minas (19k).

Justo después del río viene una intersección que deben tomar a la izquierda. A unos 500 metros van a regresar a una calle que es transitable, a la cual se llega por Penonomé. Giren a la izquierda en este punto (a menos que necesiten un transporte para terminar la carrera). Poco después de girar a la izquierda viene una tienda en la que pueden hacer una parada para abastecerse de líquido y comestibles. En este punto inicia la subida de vuelta a El Valle. Hay que cruzar el Río Las Minas otras 3 veces antes de dejarlo atrás. En el último cruce van a llevar 23.5k. Ahora viene un tramo de casi un kilómetro que va prácticamente por el cauce de una quebrada. Al dejar atrás la quebrada viene el último ascenso largo hacia El Valle. Ahora hay que estar pendientes de un “Y” en el camino que deben tomar a mano derecha, hacia arriba (Sur).

Nota: si están cortos de líquido, tomen agua del río antes de la subida. Luego pueden tomar Zentel para cuidarse de cualquier problema. Del último cruce del Río Las Minas todavía están a unos 4k del próximo puesto con agua.

Al poco rato de estar subiendo van a tener una vista del camino por donde bajaron de El Valle. Como detalle interesante, en este punto están en la provincia de Coclé, y el camino que pueden ver a su izquierda está en la provincia de Panamá. Este camino continua hasta La Mesa y, cuando llegan a la parte transitable en 4×4, pronto llegarán a su próximo punto de abasto. Unos kilómetros más adelante regresarán al circuito de los 21k del evento. Al regresar a La Mesa van a llevar 29k de recorrido y deben girar a la derecha.

Al terminar la bajada de La Mesa, de regreso a El Valle, estarán llegando al kilómetro 33. del recorrido (33.3k) y la Calle Los Mangales, donde hay que girar a la derecha para dirigirse hacia la Piedra Pintada. A unos 300 metros llegarán a una “T” (10k) donde nuevamente deben girar a la derecha. A unos 500 metros más adelante llegarán a la entrada hacia La Piedra Pintada (34k) y el siguiente puesto de apoyo a la carrera. Es muy importante abastecerse en este punto: no encontrarán agua hasta iniciar la bajada de vuelta a El Valle.

Nota: Si por alguna razón no se sienten en capacidad de hacer el recorrido completo, sigan de largo hacia el pueblo y no recorran La India Dormida. Se van a ahorrar unos 9.5k del trayecto, y uno de los ascensos con mayor pendiente. Siempre pueden seguir hasta La Piedra Pintada, tomarse una foto allí y regresar a la meta. Pero, no suban a La India Dormida si no se siente fuertes y eviten hacerse daño.

En este punto inicia la segunda subida grande del recorrido, subiendo desde 600 metros en la entrada hacia La Piedra Pintada hasta unos 867 metros sobre La India Dormida. En este sitio pueden ver un perfil aproximado del recorrido de la ruta. Este segmento pasa frente a La Piedra Pintada, a la cual se llega por una acera de concreto. Justo frente a la piedra, que estará a mano derecha, viene una bifurcación en la cual hay que tomar hacia la izquierda y seguir subiendo.

Al coronar esta primera subida, cuando inicia a nivelarse el sendero, hay que girar a mano izquierda y tomar el sendero que sale unos  165º hacia atrás. Este giro estará claramente marcado, pero por si acaso, estas son otras vistas: punto de vista del corredor y viendo hacia atrás. En este momento se han recorrido unos 35k y ya van camino al lomo de La India Dormida. Pronto van a llegar a una casita (a mano izquierda) seguida de una intersección en la cual hay que girar a mano izquierda.

En este momento ya han pasado la mitad de la carrera y viene la parte más vistosa del recorrido. Hay unas bifurcaciones que estarán marcadas y siempre hay que girar a la izquierda (hacia El Valle). Cerca de los 36.4k van a llegar a una silla con vista clara a El Valle, en el cuello de La India Dormida. En este lugar hay que seguir hacia la derecha, casi completamente sur, por todo el borde de La India Dormida hasta llegar a La Cruz, unos 2.5k más tarde. Este tramo tiene una subida sobre piedras ásperas que hay que tomar con cuidado.

El recorrido ahora sigue por el lomo de La India hasta bajar a la próxima intersección. Esta intersección nos lleva por la pendiente Este siguiendo un sendero a nivel. Pronto el camino gira levemente hacia el Oeste (la derecha) y pasa a la parte de atrás de La India. Todo lo que sigue es un sendero que nos llevará hacia la bajada de regreso a El Valle. Siempre tomen en cuenta que El Valle estará a mano izquierda y el camino más corto está por ese borde de La India.

Cuando lleguen a la bajada habrán recorrido poco más de 39k y los espera el Cool Zone de Pura Voluntad. Al pié de la bajada tiene que girar a la izquierda nuevamente (40k) y regresar a El Valle. Deben seguir la calle siempre a la derecha hasta llegar al puente y la calle principal de El Valle. Sobre la Avenida Central (42.7k) de El Valle deben girar a la izquierda, pasar frente al Mercado (43.62k) hasta el Supercentro Hong Kong (44.3k) donde nuevamente deben girar a mano izquierda. Esta recta larga, con leve pendiente hacia arriba, los llevará de vuelta a la meta.

Detalles:

  • Recorrido: 45k
  • Elevación ganada: 2000 metros
  • Elevación perdida: 2000 metros
  • Elevación mínima: 333 metros
  • Elevación máxima: 893 metros

Consejos:

  1. Usar zapatillas con buena tracción
  2. Llevar al menos 2 botellas de 20 onzas con agua y solución hidratante
  3. Usar gorra
  4. Ponerse protección solar
  5. Comer algo (unas 100 calorías) cada hora

Disfruten la carrera y gocen del paisaje. Este recorrido será más difícil que el del primer año. Pero esta vez será más fresco y más verde, y con las vistas más espectaculares que se puedan imaginar. Tomen las subidas con calma y traten de hacer buen tiempo en las rectas y las bajadas. Procuren siempre tener la vista fijada unos 15-20 metros hacia adelante (en lugar de ver hacia el piso, frente a las zapatillas).

Por último, los que se animen a este recorrido deben llevar unos $20 encima para que cuenten con un respaldo en caso que necesiten contratar un caballo ($7-$10) cuando estén en el punto más remoto, o pagar un transporte de vuelta a El Valle ($2.50 en Jordanal).

Archivo para GPS: elvalle-45k en Google

Maratón de Boston

Logo de BostonLa verdad es que nunca pensé que iba a correr Boston, que no estaba en mis posibilidades. Algo increíble ha pasado al entrar en años: el tiempo para clasificar para Boston ha llegado al rango de mis posibilidades. Desde ya, cualquier maratón que corra en 3:35:59, o menos, me clasifica para entrar a Boston en la categoría 50-55. El año pasado corrí el Maratón de Panamá en 3:33:13. Si puedo repetir ese tiempo, logro clasificar para Boston en el 2011 y hacer esa carrera a mis 50 años.

Había estado pensando en correr algo más grande que eso para los 50, como el Ultra-Trail de Mont Blanc, pero también puedo correr Boston si clasifico. Con todo lo que tengo planeado correr de aquí a fin de año, mientras no me haga un daño, debo llegar en óptimas condiciones al Maratón de Panamá para repetir mi tiempo del año pasado. Yo pensaba que iba a poder conseguir suficientes puntos para clasificar para el UTMB, pero me cambiaron las reglas y ahora se hará difícil conseguir los puntos necesarios para inscribirme (no imposible, solo difícil).

Pero Boston es el maratón más importante de los 5 grandes maratones. Ya he corrido Nueva York y Chicago, me hacen falta Boston,  Berlin y Londres. Los últimos dos, por estar del otro lado del charco no los he considerado del todo, pero podría contemplarlos para un futuro, posiblemente lejano, en especial el de Berlin por que no he ido a Alemania aún y esa podría ser una buena razón (y si me quedo un poco más después del maratón puedo engancharme con el Oktober Fest). Estoy seguro que esa idea le puede gustar a Lorena…

Caveat: el Maratón de Panamá me cae justo el fin de semana después del Ironman de Cozumel. Esto puede hacer que me sea entre difícil e imposible que logre hacer un tiempo como el del año pasado. Tendría que buscar otro maratón que me permita clasificar para llegar a Boston en el 2011. Nada en esta vida es sencillo, y esa es parte de la diversión.

El Valle Trail Marathon

Ya es un hecho: el 1ro de noviembre de 2009 se corre El Valle Trail Marathon. La ruta de los 21k va a estar excelente. La ruta del maratón completo es igual a la de los 21k más una bajada por el sendero de Las Guías hasta El Limón y de regreso al Macano, completando entonces el circuito de los 21k. El camino es todo por caminos de tosca. Hace un par de años hubiese sido por senderos en su mayoría, pero ahora le han metido cuchilla a todo el recorrido.

Este fin de semana que paso yo hice todo el recorrido de los 21k en mi Nissan Patrol. La subida de el Cerro Cariguana se ha deteriorado un poco con las lluvias. Casi que trabado en la última cuesta por los surcos que creó la lluvia. Ya me puedo imaginar como estará el camino para noviembre. También se han profundizado los cruces de las quebradas que hay en el camino. Nunca les había parado bolas a las quebradas cuando iba en bicicleta, pero en el carro hay que fijarse bien al cruzarlas. En la primera quebrada le pegué a una piedra con la dirección y me tocó llevar el auto a alinear cuando regresé a la ciudad.

La vista que tendrá el recorrido será espectacular si toca un día despejado. Siempre me ha gustado la vista de todas las playas desde las faldas del Cariguana. También me encanta el retorno a El Valle, cuando puede verse claramente todo el borde del cráter que forma la paila de El Valle. Cuando ya puedo ver el perfil del Gaital cuento con que falta poco para poder bajar de vuelta a casa. La superficie del recorrido está muy buena, en su mayoría. Las pendientes serán bastante moderadas a través del recorrido. Solamente hay unas cuantas lomas cortas que se encuentran en los cruces de las quebradas que atraviesa el recorrido.

Recomendaciones:

  • Usar zapatillas de correr por senderos como Salomon XA Pro, XA 3D o SpeedCross (hay otras marcas, pero yo solamente uso Salomon desde que las probé hace 7 años)
  • Llevar una botella de 20 onzas en la mano
  • Tomar las subidas con calma
  • Llevar 2 o 3 suplementos energéticos, o uno por hora estimada

Hay mas detalles en http://panamarunners.com