Se Buscan Kayakeros

La Moledora del Pacora
La Moledora del Pacora

Creo que las últimas 3 o 4 veces que he ido a remar solamente hemos estado Joaquín y yo en el agua. Con lo mucho que aprecio la compañía de Joaquín, ¡esto es deprimente! Cuando lleguen las lluvias, y las cosas se pongan difíciles, no seremos suficientes personas en el agua para que sea seguro bajar ríos. Nuestra pequeña comunidad se ha reducido de manera significativa. Con todo y que tenemos una lista de nuevos remeros equipados con kayak y equipo completo, nunca logramos reunirlos en el río.

Remar kayaks en aguas blancas es un deporte divertido, asistido por gravedad, de bajo impacto, y que nos lleva a un contacto íntimo con la naturaleza. No requiere de mucho equipo: un kayak, un remo, un casco, un flotador y una pollera. El equipo dura una eternidad (si no pierdes remos, como Joaquín, o los partes, como yo). Desafortunadamente nadie vende equipo de kayak en Panamá. Yo he traído botes junto con mis amigos para compartir el costo de traer el equipo. Ahora tenemos un montón de kayaks, pero falta con quien remar.

Tenemos ríos de todos los niveles cerca de la ciudad, y hay más ríos interesantes a través del país. Cerca de la ciudad tenemos el Río Pacora, el Río Mamoní, el Río Boquerón, y el Río Chame. Un poco más lejos está el Rio Grande, que ofrece varios niveles de remo en 3 secciones. Y en Chiriquí están los mejores ríos, con cantidades de niveles y secciones, más de 30 opciones. Encima, como sirope para el helado, se puede ir a surfear con un kayak, en el mar, y el río. ¡Qué más se puede pedir en un deporte!

Ahora mismo estamos donde debió haber estado el surf en los ’60, pocos adherentes y olas por todos lados. Ahora hay tiendas de surf por todos lados, anuncios en la carretera, y competencias con premio y dinero. Pero ese no es el punto. Para mi, uno de los principales atractivos es que cuando viene la época lluviosa, y mucha gente se queda en su casa el fin de semana mientras caen las lluvias torrenciales, nosotros estamos divertidos en el agua.

Este fin de semana que pasó bajamos el Mamoní. Vimos murciélagos narizones, monos cariblancos, gavilanes, halcones, águilas, martines, garzas, y mucho verde. El agua estaba cristalina, aun cuando estaba lloviendo camino al río. Salimos al medio día de la ciudad, después del trabajo, y estábamos en el agua a las 2:25pm. A las 5:45pm estábamos de vuelta en el auto, cargando los botes para regresar a la ciudad. De vuelta veníamos reídos, con las baterías recargadas por toda la corriente que recogimos en el río. Y apenas está iniciando la temporada.

Mamoní en Primavera

Joaquín en el MamoníEste sábado salimos a remar al Pacora y cuando llegamos estaba completamente seco (figurativamente, por supuesto), no tenía suficiente agua para bajarlo en nuestros kayaks. Yo me suponía que iba a estar así, pero, de todos modos, fuimos a revisarlo. Inmediatamente partimos hacia el Mamoní, que se puede correr todo el año. Camino hacia el punto de partida vimos que estaba más húmedo el área del Río Mamoní que la del Pacora. A las 3:10pm estábamos en el agua, listos para bajar el río: un poco tarde para mi gusto, pero solamente éramos Joaquín y yo, y el río no cargaba mucho volumen.

Nuestro plan original era remar el Pacora partiendo al medio día. Cuando llegué a recoger a Joaquín, este había dejado su remo en el estacionamiento de su casa ¿En qué estaría pensando? Entre la buscada del remo, una parada rápida para almorzar (autrápido del McDonald’s), y la subida hasta San Miguel para ver el Pacora, se nos fueron las tres horas antes de poder meternos al agua.

Por suerte, el Río Mamoní siempre está en condiciones remables. Esta tarde nos tocó con el agua clara, el cielo azul, y el aire cristalino. Ya las flores de primavera se habían caído de los árboles, con la excepción de la Flor de Mayo – vimos un sólo árbol con sus flores en llamas. Ya no habían caracuchas, guayacanes, ni macanos floreados, todo estaba verde, del verde de las hojas nuevas. Todavía el nivel del río está bajo, el agua no lleva mucha fuerza, dejando muchas rocas expuestas que normalmente están bajo el agua.

Solamente éramos dos en el agua, cosa que no me gusta mucho en un tramo de río tan inaccesible como el Mamoní. Pero la remada iba a estar fácil con tan poca agua. También teníamos que bajar a balazo por qué a duras penas teníamos tres horas y media de luz, lo justo para bajar este tramo del río sin perder el tiempo, y sin contratiempos. Nos tomó prácticamente las tres horas bajar el río, tal como calculamos. No hicimos ninguna parada innecesaria, no jugamos en las olas (casi no habían), no llevamos nada de comer, y a nadie hubo que rescatar.

Pasé una tarde tranquila en medio del río, bucólica. Ahora es cuando hay que practicar las técnicas necesarias para cuando el río se pone con fuerza, y es buen tiempo para traer principiantes. Mi hombro izquierdo está resentido aún de un desgarre en el Río Grande. Me dolían las vueltas esquimales del lado izquierdo. Espero poder reforzarlo pronto para no andar manco en aguas turbulentas.

Conversamos sobre una caminata a lo largo del río, exactamente del largo de nuestra remada. Quiero regresar uno de estos fines de semana para recorrer de apuro, caminando, esta sección del río para tener una idea de cuanto puede tomar caminar esa sección. También quisiera tener una idea clara de cuan difícil, o fácil, sería hacer el recorrido, cuanto habría que nadar, si es que hay que hacerlo, y buscar un buen lugar para acampar.

Ocaso del Rio Grande

Joaquín en el ríoEste fin de semana que pasó fuimos Joaquín y yo a remar al Río Grande. Esta es una de las primeras remadas del año y no sabíamos cómo íbamos a encontrar al río, si estaría seco, crecido, o en su punto. Este río nos ha dado sorpresas anteriormente. Lo que no esperábamos era encontrarlo destruido. Ya lo represaron, controlando su flujo de ahora en adelante. Además, los constructores de la hidroeléctrica han sido descuidados y han permitido que una gran cantidad de rocas inmensas caigan al cauce del río, bloqueándolo en algunos lugares, particularmente en el cañón del medio, en su parte más angosta.

Ya sabíamos que venía la represa por que hemos vistos como la han ido construyendo a través de estos últimos años. Hemos caminado por el canal que se llevará el agua del río hacia el cuarto de máquinas, nos hemos encontrado con la construcción de la represa, y hemos estado siguiendo los movimientos de tierra. Pero como teníamos tiempo de no ir al río por el verano, los cambios que ahora se han dado fueron más impactantes que los anteriores, y realmente ahora sí han afectado al Río Grande. Por ejemplo, ya no se puede remar el cañón de la sección media por que una roca impide que el kayak pase sin trabarse. Además, ahora que una pared controla el flujo del agua, ya no habrán más inundaciones que traigan sorpresas de año a año en el río.

Por lo menos nos quedarán la sección alta y la baja, que por ahora no han sido afectadas por la represa. Pero tengo entendido que tal vez venga un segundo proyecto de hidroeléctrica en este río. El problema es que la sección alta del río es remota, peligrosa, y complicada. Y la sección baja es muy fácil. La sección media, la que han dañado, era la sección más atractiva y entretenida. Todavía nos falta visitar el cañón en invierno, cuando el agua esté más alta, para ver que tan grave será el efecto de las piedras que ahora mismo obstruyen la remada por el cañón. Puede que con más agua se pueda pasar a un lado de la piedra más problemática.

En cualquier caso, es una pena que hemos perdido una de las mejores secciones de los ríos cerca de la ciudad de Panamá en pos del progreso. Somos pocos los que nos veremos afectados en este momento, pero nuestros hijos, y sus futuras generaciones, nunca sabrán lo que se han perdido. Lo que más me duele es que no era necesario dañar la sección media, específicamente el cañón. Nada más que tenían que ser cuidadosos con sus movimientos de tierra. ¡Qué fallo!

Remando con mi hijo

Irving en su kayakEste fin de semana remamos el Río Chame nuevamente. Estábamos acompañando una clase de kayaking que estaba dando John Miller de Boquete Outdoor Adventures. Como el río era fácil, decidí llevar a mi hijo a bajar su primer río en su propio bote. ¡Mi hijo dejó impresionados a todos, incluyéndome a mi! Bajó todo el río sin ningún problema, remando tranquilamente por más de cuatro horas. Cualquiera hubiese pensado que llevaba años haciendo esto. Comprarle un kayak para niños a mi hijo Irving ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Que alegría compartir un día completo en cercana compañía con Irving.

John Miller estaba dando una clase de introducción a Annie Young, Joaquín Gil del Real, y Jorge Barriga. Jaime Vásquez, Dimas Pino y Papito estaban asistiendo al grupo, y Paulo Vargas, mi hijo Irving y yo los acompaños en la bajado del río. Después de llegar a la primer charca del río, John se dedicó a repasar las diferentes paladas y técnicas de remo en kayak. Irving prontamente fue perdiendo la paciencia: ¡el quería seguir bajando el río! Al los pocos minutos me dijo “Papa, tenemos que volver al río tu y yo, pero sin John, para poder bajar todo el río sin parar”. Ese momento no tiene precio…

Pero inmediatamente encontramos que podíamos entretenerlo en la charca retándolo a que nos embistiera con su kayak. Este pequeño juego a la vez lo hace practicar el control de su bote. A los niños no hay que enseñarle mucho de remos, ellos lo aprenden naturalmente mientras reman. Nosotros los adultos si necesitamos de más teoría y dirección, pero los pequeños captan lo que hay que hacer de manera intuitiva. Y cada rápido que íbamos bajando se le iba haciendo más divertido, como si estuviese en una montaña rusa en un parque de diversiones. LLevé a Irving en un kayak Jackson Fun 1.5, que era ligeramente grande para su tamaño pero que le daba bastante flotación para que estuviera seguro.

El próximo río lo llevaré en el Jackson Fun 1 que es el apropiado para su tamaño y su peso. Al Fun 1.5 no le podía poner su pollera, y si se la colocábamos nosotros él no tenía la fuerza para quitársela en una emergencia. Pero resultó excelente llevarlo en el bote sin pollera. De esa forma Irving se podía salir fácilmente del bote cuando se volteaba, y, por supuesto, se volteó un par de veces. En otras ocasiones, cuando bajaba rápidos con mucha agua, el kayak se le llenaba y había que sacarle el agua. Esto lo podíamos hacer desde nuestros propios kayaks sin tener que salirnos. El Jackson Fun 1.5 es tan liviano que lo manejábamos con facilidad. Irving podía volver a montarse en el bote en medio del río.

Ahora Irving está entusiasmado con los ríos y esta ansioso por volver a remar. Y yo estoy muy contento por que puedo pasar horas con mi hijo. Como la gravedad y el flujo del río nos llevan río abajo sin mayor esfuerzo, es muy fácil para Irving mantenerse a la par de nuestro grupo de remadores. Ya después de las cuatro horas en el río, cuando llegamos a la parte plana, yo saqué una correa y amarré el bote de Irving a mi correa de rescate. Irving no se quejó de esto y así me aseguré de no cansarlo. Ya había pasado bastante tiempo remando su kayak y los niños de 7 años solamente tienen tanta energía en su cuerpo. Yo le mantuve su nivel energético a tope con bebidas y meriendas frecuentes. Todos lo pasamos de maravilla.

Cuando llegamos al auto, Irving repelló de una vez con la comida que nos esperaba. Al poco tiempo se hizo una bolita en su puesto y se durmió, feliz. Y yo manejé de vuelta con una sonrisa en la cara, feliz. Ya estoy pensando en el momento en que pueda incluir a Laura, de 5 años, en nuestros remadas. Claro que tengo que ajustar el nivel y la duración del paseo para su edad y su capacidad. Pero estoy seguro que se va a adaptar al río tal como lo hizo Irving, como una nutria.

Dislocaciones de Hombros

La dislocación de hombro ha llegado a ser el trauma más común en mi experiencia en el río. Ya he presenciado tres dislocaciones de hombro en el Río Pacora, y Dimas se dislocó su hombro en el Río Mamoní. Después de la primera dislocación de hombro de Jorge Patricio decidí informarme algo sobre los procedimientos para tratar estos casos en el campo. Este domingo Jorge Patricio se dislocó su hombro por segunda vez y nos resultó útil la información de como hacer una reducción de hombro.

Honestamente, yo me lo hubiese llevado al hospital para que le volvieran a colocar el hombro en su lugar. Pero Jorge no tenía ganas de sufrir el viaje de regreso a la ciudad con su hombro fuera de lugar. El sugirió que le volviera a colocar su brazo en el hombro. Considerando que sería mucho más conveniente para todos que Jorge recuperara el uso de su brazo, que en este momento colgaba desencajado de su hombro, decidí hacer el intento de reducirle el hombro.

Tomé una de las correas de rescate y se la coloqué bajo la axila y la cerré cruzando el hombro opuesto. Luego acostamos a Jorge mientras Alex y Joaquín sujetaban la correa para contrarrestar la fuerza de mi tracción sobre el brazo de Jorge. Comencé a poner tracción sobre el brazo de Jorge poco a poco. De repente se sintió cuand el brazo se movió hacia abajo y entonces traté de manipular su brazo hacia afuera y luego soltar la tracción para que regresará a su lugar. La primera vez no funcionó. La segunda vez moví el brazo hacia adentro cuando estaba bajo tracción y esa si funcionó. ¡Fantástico!

Inmediatamente fui yo quien se acostó para dejar que el estrés se me pasara sin que se bajará la presión repentinamente. No quería quedar como un pendejo desmallado a la orilla del río. Mientras Jorge experimentaba con su brazo para ver si le había quedado bien acomodado. Al parecer le quedó bien puesto y al rato iniciamos nuestro plan de evacuación.

Mamoní

Stern squirtQué gusto fue bajar el Río Mamoní ayer. Eramos un íntimo grupo de amigos pasándola bien al aire libre, flotando en un buen río. Joaquín y Jaime estaban bajando el Río Mamoní por primera vez, Alexandra ya lo había bajado una vez antes, y yo perdí la cuenta recientemente. Unas balsas de Aventuras Panamá nos alcanzaron cuando estábamos en nuestra para de almuerzo.

El agua estaba turbia de la reciente crecida del río, pero el nivel del agua estaba perfecto. Nos tocó un día ideal, con nubes tapando el sol para que no nos cocináramos en nuestros botes. Con tanta cosa encima a veces es difícil mantenerse fresco en un kayak. El flotador y la pollera de neopreno son excelentes aislantes que no permiten que el cuerpo se enfrie fácilmente durante una remada excitante.

Es para mi un gran gusto compartir la experiencia de iniciación de buenos amigos en un río nuevo. Estaba seguro que Joaquín y Jaime la iban a pasar bien en el río, y no me equivoque. Alexandra, que ya lo había bajado antes al principio de su aprendizaje había regresado al río en un excelente momento: su roll estaba perfeccionado al punto que puede enderezar su kayak con solamente las manos, de ambos lados. Esto le dió un nivel de confianza en el río que le permitió cuadrarse con todo lo mejor que el río tenía que ofrecer.

Fue una gran satisfacción para mi ver a todos los remeros tirarse por todos los chorros que tiene el Mamoní. Jaime y Joaquín se saltaron el segundo chorro, y todos nos saltamos Mama Grande, que está reservada para los mejores remeros del mundo, los que tienen nervios de acero y un control excelente de su kayak. Pero aparte del esfuerzo físico de tener que cargar el kayak alrededor de los obstáculos peligrosos del río, no se pierde nada de la satisfacción de bajar un río en kayak con buenos amigos. Y los balseros también la estaban pasando muy bien.

El río tenía tanta agua que cuando me tiré por Mamita, el segundo chorro del Mamoní, mi kayak y yo quedamos completamente bajo el agua por algunos instantes. Y luego salí disparado como un corcho que ha sido empujado bajo el agua. Instintivamente logré mantener mi balance mientras mi bote salía vertical del agua con todo el peso del chorro bajo la cola de mi bote. Por un momento pensé que el chorro me iba a chupar de vuelta pero un par de buenas paladas de mi remo me sacaron de la corriente y logré escaparme de una buen revolcada.

Ya cuando cruzamos Mama Grande, casi al final de nuesta remada, después de cuatro horas en río, ya estábamos todos cansado, y todavía nos faltaban unos 45 minutos de remo para llegar a la salida. Pero esos últimos kilómetros de río los pasamos muy bien flotando y conversando. Una nutria nos visitó en ese tramo, brevemente. Los balseros y los kayakeros íbamos compartiendo cuentos de la aventura, felices de haber pasado un excelente día en el agua.

Kayak 2008

Río Grande

Las lluvias se han tomado su dulce tiempo en bendecirnos con su agua. Este año ya casi llega al final de su primera mitad y la temporada de kayak aún no llega. Espero ansioso que las lluvias llenen de agua los ríos para meterme en mi kayak. Hace tiempo que no comparto un día en el agua con mis amigos del río. Pero, nunca es tarde cuando la dicha es buena.

Voy a comenzar a planear un día acuático para reunir a todos los que remamos. Creo que debemos comenzar la temporada de remo 2008 con el pié derecho. Para este año me propongo reclutar nuevos adherentes al remo. Nos hacen falta más camaradas para siempre poder contar con buena compañía en el río. En vez de quejarme que siempre somos pocos en el agua, voy a ser proactivo al respecto y promover la participación en esta actividad.

Remar es una actividad fantástica: es de bajo impacto, relajante, y remunerante. Todos los que hemos pasado un dían en el río sabemos lo bien que se siente uno al final del día. El agua es fuente de vida, y está llena de vida. Esa energía vital se comparte con todo al pasar un día remando en el agua. Armonía es una palabra adecuada para expresar la experiencia de compartir un día de remo entre amigos y familia.

Este año también es el año en que mis hijos van a iniciarse en el remo. Ya Irving, con 7 años, está más que listo para remar su propio bote, y Laura, con 5 años, bien puede acompañarnos en flotadas tranquilas por ríos mansos. Yo estoy seguro que mis hijos van a gozar tanto como yo de compartir tiempo juntos en el agua.