La India Dormida

La India Dormida es el cerro más famoso de El Valle de Antón, tiene su propia leyenda y fue inmortalizada en una poesía de Rogelio Sinán. Todo el filo de este cerro se puede caminar en unas cuantas horas en un recorrido de 15 kilómetros si se sigue la ruta propuesta. Hay muchas variantes más cortas porque hay cuatro senderos que suben a La India Dormida (por los pies, por el medio, por el cuello y por la cabeza) y una calle de asfalto que la atraviesa.

Este recorrido sube por El Violín, el sendero de los pies y baja por La Piedra Pintada, el sendero de la cabeza. Además, el recorrido cruza el Río Antón y luego hace un desvío a la Quebrada Nisperal, en dirección a Altos de La Estancia, para recorrer la parte de atrás de La India antes de regresar al filo y seguir el recorrido usual. Todo esto es solo hacer un recorrido más diverso y largo para gozar más tiempo al aire libre. El inicio ideal es desde La Piedra Pintada y hacer el circuito completo para terminar visitando las artesanías que están a la venta ahí.

La India Dormida es distinta cada vez que la visitas: puede estar envuelta en nubes, el viento es muy fuerte en el verano, en las mañanas frecuentemente el aire está cristalino y la paja húmeda. No importa cómo la encuentres, siempre está hermosa y el recorrido es espectacular. Creo que es el camino que más frecuentemente hago en El Valle y, ocasionalmente, cuando propongo volver a hacerlo alguien me reclama ¿¡de nuevo!?

Mapa con rutas opcionales

Recorrido en Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8983204

Fotos en Google: 20102011, 2012, y 2015