Después de caminar a través de Darién por nueve días se llega a Canán, un caserío Emberá-Wounán establecido en la ubicación de la antigua Hacienda Membrillo. Desde este lugar hasta Puerto Limón hay que navegar 45kms de río, 31kms hasta el Chucunaque y luego otros 14kms hasta Puerto Limón. En Puerto Limón, si no se consigue transporte, hay que caminar 10kms hasta Metetí en la Vía Panamericana. En Metetí pueden visitar el Filo del Tallo o quedarse en el Hotel Felicidad mientras esperan como regresar a la ciudad de Panamá.

En Canán hay que aprovechar el tiempo viendo y comprando artesanías directamente de la mano de sus creadores. Si tienen el tiempo pueden pedir a los indígenas que organicen una danza para gozar de la experiencia mientras arreglan quien los va a bajar por el río. La bajada por el río en piragua es toda una experiencia, especialmente en verano cuando el río está seco. Los troncos y las corrientes necesitan de la ayuda del palanquero de proa, quien en conjunto con el motorista empuja la punta del bote para maniobrar la larga embarcación a través de los obstáculos del cauce del río. Hay que llevar agua para el viaje en bote que generalmente toma unas 5 horas.

El viaje en bote permite observar las grandes aves que habitan la orilla del Membrillo y el Chucunaque. Generalmente se pueden observar jabirús, la gran garza azulada, el pato aguja (parecido al paticuervo, que también se observa en el viaje), y, por supuesto, las cigüeñas. Todas estas aves son muy comunes en los grandes ríos de Panamá pero no se ven tan fácilmente como en los ríos de Darién. Si todavía no los han espantado otro botes es muy común ver lagartos asoleándose. Toda esta fauna es parte del premio de haber cruzado Darién caminando, pero también se puede hacer el viaje al revés solamente hasta Canán con el expreso propósito de visitar a los indígenas y gozar de la observación de aves.

Ruta en Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=20222381 Fotos: TransDarien

A %d blogueros les gusta esto: