Massanutten 2016

Hace una semana conseguí mi sexta hebilla de 100 millas al completar Massanutten Mountain Trail 100 en un tiempo de 34:37 (34 horas y 37 minutos). Jose Orillac me acompañó terminando su carrera en 28:30. En esta ocasión me tomó veinte minutos más que en el 2014 para completar la carrera, pero esa diferencia se puede considerar virtualmente nula para una carrera tan grande. Curiosamente, esta vez me sentí mucho más confiado que la vez anterior durante la carrera y nunca llegué a estar tan cansado (ni a tener alucinaciones por falta de sueño).

Lagarto hizo una carrera espectacular quedando en el 25% superior de los corredores (me ganó por seis horas). Con esta carrera ya El Croc lleva cuatro hebillas de 100 millas. Ya está listo para correr el Ultra Trail de Mont Blanc en septiembre. Espero que la comida de las estaciones de esa carrera le caiga bien para que también la pueda completar en buena forma. Yo ahora voy para Irlanda a correr 200 kilómetros en Kerry Way 200 para asegurarme de mantener mi paridad con Jose (que viene pisándome los talones).

Creo que ya me pudo considerar un ultra corredor experimentado. Ya me siento cómodo con la distancia de 100 millas y tengo una buena idea de qué esperar de estas carreras y de cómo manejarme para poder completarlas exitosamente. Esa confianza me llevó a cometer un par de errores pequeños que se pudieron tornar más grandes. No revisé el pantalón que me llevé para la carrera y casi se descose por completo entre las piernas porque ya llevaba demasiadas corridas con esa prenda precisamente porque es muy cómoda (corrí Fat Dog y Tahoe Rim Trail con el mismo pantalón). Debí haberlo cosido para reforzarle las costuras que se soltaron por el roce de cientos de kilómetros recorridos. Además, no revisé las medias que había puesto en la bolsa para la mitad de la carrera y, nuevamente, eran unas medias muy usadas con varios huecos. Por suerte los agujeros estaban en lugares donde no causaban molestias.

Esta vez los pies llegaron casi intactos al final de la carrera con la excepción de las uñas que inevitablemente siempre pierdo cuando corro distancias tan largas. A pesar que llovió durante la carrera el recorrido no estaba tan mojado como hace dos años y no se me maceraron los pies como pasó en el 2014. Creo que también me ayudó el usar Hydropel en los pies antes de la carrera. Me acosté con los pies cubiertos de Hydropel para que se absorbiera durante la noche y me ayudara durante la carrera evitando que el agua fuese absorbida por la piel de mis pies.

Esta vez corrí toda la carrera con unas Hoka Speed Goat y las usé toda la carrera. Esta es la primera vez que uso un solo par de zapatillas durante toda la carrera. Los pies nunca me dolieron mucho y las zapatillas me protegieron muy bien de muchas rocas con las que tropecé durante la carrera. Hubo una excepción cuando le pegué a una roca que no se movió ni un poquito y destruyó la uña del dedo gordo de mi pie derecho. Tal vez ni con las botas de mi moto me hubiese salvado de ese golpe. Al principio de la carrera pensé que había cometido un error con las Speed Goat porque los tobillos se me estaban doblando mucho con la cantidad de piedras en el camino, pero pude arreglar ese problema apretando las zapatillas al llegar a la segunda estación del recorrido. Después que me apreté las zapatillas ya se mantuvieron en posición cuando el tobillo se torcía y mi propiocepción aumentó sin que me lastimará los tobillos en ningún momento.

En el 2014 corrí Massanutten con un pie lastimado por una caída de moto. En esta ocasión, después de muchas horas corriendo, el tejido blando que me había lastimado comenzó a darme una leve molestia, pero nunca llegó a un nivel insoportable y pude correr todas las bajadas de esta carrera. Aun así, el tiempo fue virtualmente idéntico entre ambas carreras. Creo que hace dos años estaba subiendo más rápido que esta vez y bajando más lento. También mi hizo falta la compañía de Gary Knipling y Paul Crickard (a quienes llevé muy presente durante mi recorrido). Esta vez corrí casi totalmente solo toda la noche y creo que por eso no pude correr tan rápido ese tramo. En el 2014 Paul me llevó apurado por muchas horas durante la noche cuando estaba muy cansado. Esta vez nunca experimenté el agotamiento de aquella carrera y la confianza de haberla completado anteriormente me dio energía para correr con más velocidad los últimos tramos de la carrera. Fui quince minutos más rápido en la última sección de la carrera.

Pasé a balazo por las últimas dos estaciones de esta carrera. Cuando llegué a Visitor Center, la antepenúltima estación, pregunté por Lagarto. Yo llegué a esa estación a las 6:30am. ¡Me dijeron que Jose había pasado por allí a la media noche! Me llevaba seis horas y media de ventaja. Pensé que esa ventaja la iba a incrementar con lo que le faltaba de la carrera, pero al final logré recortarle media hora a esa ventaja. Al igual que yo, Jose también bajó la marcha en la segunda mitad de la carrera. Yo había llegado a ese puesto en 26 horas y treinta minutos y Jose había recorrido esa misma distancia en 20 horas. ¡Qué monstruo!

La otra cosa que hice diferente en esta carrera es que me puse una camiseta manga larga para la noche y me llevé mi chaqueta impermeable en la cintura. En el 2014 solamente usé la chaqueta sobre la camiseta manga corta y pasé frío en ocasiones. Ahora pude regular mi temperatura mucho mejor con la camiseta. De hecho, con la camiseta estaba tan caliente que por largos ratos me quité la gorra y el Buff de lana que llevaba al cuello. Los guantes calientes que llevaba casi no los usé.

Durante la noche tomé unas pastillas de sal con cafeína y creo que me ayudaron a estar despierto. No sé si ya me he adaptado mejor a las largas horas sin dormir porque nunca me sentí tan asueñado como cuando corrí Massanutten 2014, ni sufrí alucinaciones (bueno, no es que me cauce sufrimiento el alucinar). Lo que sí me molestó un poco en la noche fue el estómago. Me sentía que necesitaba más sal porque me estaba dando un poco de nausea, muy leve, al tomar pequeños sorbos de Gatorade (que era lo que daban de beber en la carrera, además de agua, para rellenar las botellas). Cuando traté de tomar más pastillas de sal en la madrugada no me las pude tragar y tuve unos arqueos violentos. Por suerte no tenía nada de líquido en el estómago y nunca pude vomitar. Hablando con Ernesto Durán del problema de las pastillas me dijo que él las muerde. ¡Qué idean tan genial! Por algo le decimos “El Champ” (además de que, realmente, es un campeón).

Cuando salí a la calle en el tramo final de la carrera llevaba 33:49 corriendo. Pensé que si apretaba el paso podía romper el tiempo de mi carrera anterior. Como todo era bajada de aquí a la meta me fue fácil subir mi cadencia y mantener un buen ritmo. Comencé a dejar atrás a todos los que tenía cerca, y a los que ya me había pasado. De repente, al mirar atrás, vi una pareja que se estaba acercando (aunque aún estaban lejos de mi). Cuento corto, la pareja me estaba alcanzando y yo me reusaba a dejar que alguien me pasará a esta altura de la carrera, aunque no fuese a ser gran diferencia. Cuando salgo al llano final y tengo el arco de la meta a la vista, la pareja estaba bastante cerca de mí. Aprieto el paso para que no me alcancen y veo hacia atrás, el corredor en ese momento inicia un ataque de velocidad. ¡Tuve que hacer lo mismo para no ceder mi puesto! Hicimos un cierre de alta velocidad después de 166 kilómetros corriendo. Al final entramos juntos a la meta y nos dieron el mismo tiempo. Tremendo pique de velocidad con el que cerramos nuestro recorrido. Por suerte no sufrí mayores consecuencias y hasta pienso que debí haberlo dejado pasar. Pero lo poco de espíritu competitivo que me queda no me lo permitió.

Lagarto había escuchado que ya venía llegando y fue al carro a buscar unas cervezas. ¡Uf, qué delicia ese primer sorbo de cerveza para celebrar un buen trabajo! Curiosamente, en una de las estaciones ya me había tomado un vaso de cerveza. Corrí varias horas con un veterano de esta carrera y nuestra conversación había tocado en el tema de la cerveza y lo sabroso que sería tomarse una. Llegamos juntos a una estación y apareció una botella de cerveza. Mi amigo me trajo un vaso de cerveza porque sabía lo mucho que yo lo apreciaría.

Deja un comentario