Fat Dog 120 millas

168Estoy a 10 semanas  de Fat Dog 120m. Ya casi han pasado tres semanas desde Massanutten 100 y ya estoy corriendo nuevamente sin mayores problemas. Terminar Massanutten me ha dejado con una buena base y una saludable dosis de confianza pero aun queda mucha tierra por andar antes de estar preparado para nuestro próximo reto: correr 192 kilómetros de senderos de montaña en menos de 48 horas (dos días). Los 8672.7 metros de desnivel agregan un grado de dificultad con el cual hay que lidiar con paciencia y buen juicio.

Como siempre, mi meta es terminar dentro del tiempo límite. Si repito la carrera ya veré cómo mejorar mi marca, pero lo que haga en esta vuelta será excelente si logro terminar. Confío que puedo hacerlo porque el paso que debo mantener para completar el recorrido es manejable (cuatro kilómetros por hora, o un kilómetro cada 15 minutos). Simplificando la carrera en mitad subida y mitad bajada, si logramos subir a tres kilómetros por hora y bajar a 6 kilómetros por hora terminamos en 48 horas exactas: (96 x 20) + (96 x 10) = 2,880 / 60 = 48 horas. Estoy claro que el papel aguanta cualquier cosa pero esas cifras son posibles según mi experiencia previa.

A diferencia de todas mis carreras anteriores, en esta ocasión las estaciones de reabastecimiento van a estar lejos unas de otras, solamente hay quince estaciones en 192 kilómetros. Nueve de esas estaciones son realmente estaciones de abastos y seis con para reponer líquidos. En resumen, hay que ser auto-suficiente en esta carrera. Vamos a una caminata por el parque, por tres parques, literalmente, en esta ocasión. En Massanutten habían 15 estaciones y 12 lomas. En esta carrera hay solamente cuatro subidas grandes, muy grandes.

Esta carrera está dividida en seis secciones. La primera tiene 15km de subida y 15km de bajada. Esta sección tiene la pendiente con mayor grado de inclinación (13 grados en promedio). Luego viene una sección con una subida de 16km y una bajada de 19km. La tercera sección es una subida de 19km. La cuarta sección es una bajada de 40km que tiene premio para el que la baje más rápido (Hot Dog, la marca es tres horas cuarenta minutos). La quinta sección es básicamente plana, 35km de columpios pequeños – la sección más fácil de la carrera. Y, por último, la sexta sección es una subida de 12km, otros 13km de subidas y bajadas pequeñas, y luego una última bajada de 8km hasta la meta. Ya estoy pensando en el momento en el que corono la última loma y puedo ver que solamente me queda una última bajada para llegar al umbral que marca el final de esta aventura.

Los requisitos técnicos, en términos de equipamento, de esta carrera son una copia a carbón del Ultra Trail de Mont Blanc y pienso usar casi lo mismo que llevé para ese evento. Voy a sacarle un poquito más de millaje a la mochila Salomon Advanced Skin S-Lab 12. En esta ocasión pienso hacer uso de todas las oportunidades para tener bolsas de abastos que ofrece esta carrera. Hay nueve puestos donde puede enviar una bolsa con comida y suplementos para la carrera, incluso recambio de zapatillas y medias fresscas. Anteriormente he aprovechado esta oportunidad al mínimo pera ahora voy a sacarle provecho. Ya tengo 10 bolsas de nylon que conseguí en Amazon por $9.90, una ganga a menos de un dólar por bolsa.

Las zapatillas principales que usaré me tienen dando vueltas buscando todas las posibilidades para ver cual es la que maximiza mi oportunidad de completar este recorrido. Aunque estoy tentado por una par de zapatillas nuevas creo que me voy a ir por algunas de mis zapatillas viejas: The North Face Hyper-track, Salomon Sense, Brooks Pure Grit 2 o Nike Zoom Terra Kiger. Todos esos calzados me han dado buen servicio y todavía les queda algo de vida. Aun no me decido con cual par comenzar. Posiblemente arranque con las Pure Grit, y terminé con las Kiger. Las North Face me parecen una opción sólida y las Sense son las más ligeras que tengo. La economía me hace considerar las Sense, la protección de mis piés me pide las Hyper-Track. En algún momento, cerca de la mitad de la carrera está garantizado que me voy a mojar cruzando el Río Skagit. Del otro lado necesito un para de zapatillas secas con sus respectivas medias. ¿Cual mojo y a cual me cambio?

Muy importante es que meto en las bolsas para suplir mi necesidad alimentaria: emparedados de mantequila de maní con jalea, geles, polvo para el agua, sal, y tabletas de Fizz. Generalmente me va bien con la comida de las estaciones pero no he encontrado mayor descripción de qué van a tener en las estaciones mayores. Yo supongo que lo mismo que tienen en todas las estaciones tradicionales. Pero la comida no me preocupa mucho porque con poco me mantengo cuando el paso no es muy rápido.

Antes y desués
Antes y desués

Los pies me han aguantado bastante bien últimamente. No tengo una sola uña ahora mismo pero eso fue por la cantidad de piedras que había en Massanutten y no pude evitar patear una gran cantidad de ellas. Por lo que he leído, este recorrido será por unos senderos fantásticos y las vistas serán espectaculares. Mis pies estarán contentos sobre esa superficie de tierra compactada. Si se me hincharon durante el recorrido en esta última carrera pero lo atribuyo a que no había hecho muchos fondos previos. Espero que esa sea el caso y no que ahora por viejo se me van a hinchar cuando los estoy abuzando. Que se hinchen después no me importa. Si es un problema que se inflamen durante la actividad porque después no caben en las zapatillas. Ya veré que me encuentro en Fat Dog con mis cutarras.

Por último, estoy muy contento porque voy a contar con la agradable compañía de Luis Carlos Stoute, Jose “Lagarto” Orillac y “Tao” Costarangos. Cuarenta y ocho horas solo por la montaña no son tan divertidas. Compartiendo con buenos amigos el tiempo se va volando. Posiblemente Luis Carlos nos deje atrás en algún momento ya que él prefiere sacarle ventaja temprana a la hora de corte. Yo prefiero guardar energías para el final de la carrera y mi paso inicial será intencionalmente lento. Me ha ido bien de “caboose” (el vagón rojo al final de los trenes) recientemente. Luego cambio a modo de avance y comienzo a recortar posiciones en el grupo de corredores. En Mont Blanc me quedé de último por tomarme una cerveza que me ofrecieron poco después de la partida y luego recorté mil posiciones de dos mil quinientos corredores. En esta carrera solamente seremos 175 locos y por suerte conozco a tres más aparte de mi que me acompañarán en la partida. Espero que en algún momento nos logremos empatar con Carlitos Rettally que estará corriendo 70 millas. Ese grupo parte después que nosotros en un lugar más adelante en nuestro recorrido así es que cabe la posibilidad de encontrarnos en el camino.

 

Autor: Irving Bennett

Siempre listo.

Deja un comentario