Dos Semanas Después

Esta ha sido la recuperación más rápida que he tenido después de correr un ultramaratón. Con la excepción de las uñas que me hacen falta (todas las del pié derecho) ya siento mis músculos y mis tendones al 100%. Ya mi pulso cardíaco está de vuelta a su nivel normal, no tengo ninguna dolencia física, y nada me recuerda que corrí 161 kilómetros hace un par de semanas. De hecho, ya estoy pensando en el próximo evento.

Este viernes corrí un par de horas con Ernesto Durán, el domingo fue día de doble acción con Joaquín: pedaleamos de Cerro Azul hasta La Chapa, pasando por Altos de Cerro Azul, y luego remamos el Río Pacora, y ayer corrí duro en el Hash. Hoy estoy muy tranquilo y sin ningún reflejo del esfuerzo del fin de semana. Yo creo que ya mi cuerpo está bastante avanzado en su adaptación al maltrato físico. De hecho, mi cuerpo tal vez necesité un poco de abuso para estar en su mejor forma.

Creo que tengo mucha suerte en tener una buena biomecánica. Muchos amigos míos, los más activos, sufren de pequeños malestares como dolores de rodilla, fascitis plantar, y tendonitis. En el 2010 yo tuve unos dolores en la cadera, pero ya se me han ido. He tenido leves desgarres en la pantorrilla izquierda y en el músculo semitendinoso. Pero esos problemas los puedo atribuir más a mi falta de ejercicio qué al exceso de ejercicio. Creo yo nunca me he excedido en el ejercicio, al menos no por repetición porque siempre estoy haciendo algo distinto.

La mezcla de ejercicios aeróbicos me ha permitido trabajar mi sistema cardiovascular sin abusar de mis músculos y mis tendones. Más bien creo que a mi edad voy a necesitar aumentar el ejercicio con pesas (hacer algo) para reforzar mis tendones. Voy a hacer todo lo posible por mantenerme en la condición física actual para no tener que pasar mayores preocupaciones en el Ultra Trail du Mont Blanc. Ahora es posible que Roger se nos una a Luis Carlos y yo.

Deja un comentario