Preparativos Finales para WS100

¡Ahora si estoy en la recta final! Nos montamos en el avión el martes directo para Sacramento y Western States 100. Ya no hay mucho más que pueda hacer para cambiar los resultados del evento. Todavía me quedan un par de corridas cortas por completar para la parte de preparación física. En adición me falta la empacada, que es poca. Es un ultra-maratón, solamente necesito unas zapatillas, un par de botellas de agua, ropa de correr, lentes fotocromáticos y una gorra.

Equipo:

  • Salomon Speedcross 2 para partida
  • Under Armour Coreshorts
  • Pantalones Sporthill ultralivianos con bolsillos a los lados
  • Medias Injini Toesocks
  • Camiseta Under Amour de PureWill
  • Una botella Camelbak en mi mano izquierda
  • Un cinturón Nathan con segunda botella
  • Una pañoleta
  • Una gorra
  • Tylenol
  • Anti-ácido (famotidine 50mg cada 12 horas)

Recambios:

Robinson Flat

  • Zapatillas Avia Avi-Stoltz (después de la nieve)
  • Medias frescas
  • Glide para lubricación

Michigan Bluff

  • Zapatillas Inov8 X-Talon 212 (Con Lorena y Luis Carlos)
  • Medias frescas
  • Glide para lubricación
  • Cambio de bandana con hielo

Forest Hill

  • Linterna
  • Chaqueta
  • Entra Luis Carlos de pacer

Notas de Estrategia:

  1. Terreno Alto: Con calma, mantener el foco y comer mucho
  2. Los Cañones: Flotar en las bajadas, caminar enérgicamente en las subidas, controlar el calor y mantener la hidratación
  3. Tercer Cuarto: ¡Seguir comiendo! Mantener la inercia, siempre en movimiento, gozar del sufrimiento, aquí comienza la carrera
  4. Camino a la meta: Mantener el momento, cuidarme de la silla, y pensar en la cerveza que me espera. Seguir comiendo e hidratándome apropiadamente. Prevenir inconvenientes, cuidar molestias mientras son pequeñas para evitar que se vuelvan problemas. Gozar de la compañía de Luis Carlos y de el paisaje. Mantener el esfuerzo hasta la meta.
La primera mitad de la carrera la voy a tomar con calma, guardando mis fuerzas para la segunda mitad. La estación de El Dorado Creek, al fondo de un cañón, marca la mitad de la carrera y el fin de los descensos épicos. Inmediatamente viene una trepada hacia Michigan Bluff, donde posiblemente entre Luis Carlos como acompañante si voy muy lento. De lo contrario Luis Carlos puede entrar sin impedimentos en Forest Hill.
Cuando entre LC ya será de noche y el calor del día ha pasado. A partir de este momento puedo iniciar mi avanzada. Para estas alturas ya sabré qué me queda en el tanque, y cómo estoy contra los tiempos de corte. Aún cuando a esta altura puedo estar en el fondo del barril, es ahora cuando hay que sacar al conejo del sombrero. Si no se me ha roto la balinera del mofle, es hora de rodar.
El terreno que viene para la segunda mitad es más gentil que el de la primera mitad. En la primera mitad voy de paseo, viendo el paisaje, gozando del terreno con calma, sin prisa pero sin pausa. La segunda mitad es para exprimir lo que me quede de jugo, en crescendo hasta llegar a la meta fortíssimo, como Bolero, de Ravel.

Autor: Irving Bennett

Siempre listo.

Deja un comentario