Vive si vives

The Living Years

Mientras estás vivo, vive. “Dum vivimus vivamus” es un viejo refrán del latín. En tiempos antiguos, cuando la vida era corta y llena de desvaríos, este dicho tenía mucho más valor que ahora. Pero aún sigue teniendo la misma fuerza el mensaje contenido en esas viejas palabras. Estaba revisando mis objetivos y viendo cuales se me estaban escapando. En parte esto fue motivado este fin de semana en un almuerzo en El Valle, mientras mencionaba el GR1 y decía que quería hacerlo. Mi madre me dijo que mi padre siempre quiso llevarnos a bicicletear por Europa y nunca lo hicimos.

He quedado pensando en el el disco de Mike & The Mechanics: “The Living Years”. En particular siempre he pensado en estas líneas:

I know that I’m a prisoner

To all my Father held so dear

I know that I’m a hostage

To all his hopes and fears

I just wish I could have told him in the living years.

Decirle a mi Viejo lo mucho que significa para mi es una de esas metas que se me ha estado escapando. Lo voy a poner por escrito para que quede claro. Una de las cosas que siempre me mueve es la de cumplir con el seguimiento de mis intenciones precisamente por que he visto cómo se pueden quedar atrás, como sueños incumplidos. Mi padre, mi madre, nuestra familia, siempre compartió mucho tiempo al aire libre. Hoy día hago lo mismo con Lorena, mis hijos, mis hermanos, sus hijos, y nuestros amigos.

Puedo ver claramente cómo los intereses de mi padre se volvieron los míos, y cómo su curiosidad me hizo ser curioso y mantener mi mente abierta. Muchos de los deportes que practico son los deportes que el practico, aunque brevemente. Recuerdo como gasté las zapatillas que él se compró para correr. Y como aproveché la bicicleta montañera que él se compró para ponerse en forma. Y la canoa, los arcos, los arpones, la lancha, las mochilas, las herramientas, la música.

¡La música! Todavía tengo muchos de sus discos de acetato. También le gustaba la fotografía. Ni hablar de la lectura. La verdad es que puedo hacer una lista muy larga de las cosas que he heredado de mi padre, quien aún está vivo. Tal vez hoy día no le presta mucha atención a los intereses que dejó por el camino de su vida. Pero yo puedo ver claramente como he quedado como un rehén de esas pasiones que tuvo en etapas de su vida. Hoy día me es inconcebible separarme de los intereses que por un tiempo compartimos y le estoy agradecido a mi padre por traspasármelos. Cuando lo vea este fin de semana se lo voy a decir, y lo mucho que lo quiero.

Siempre le digo a mi padre lo mucho que lo quiero, eso nunca lo dejo sin decir. Pero voy a hablarle de lo mucho que aprovechado los intereses que heredé de él, y de mi madre también. Ellos posiblemente lo saben y, tal vez, vivan vicariamente a través de mis aventuras al aire libre. Mi padre y mi madre solamente me llevan unos 20 años. Yo le llevo 40 años a mi hijo y 42 a mi hija. Me pregunto con frecuencia qué intereses heredaran de nosotros. ¿y qué viviré vicariamente a través de ellos?

 

2 comentarios sobre “Vive si vives

Deja un comentario