El Reto del Indio 2009

Como lo hemos venido haciendo desde hace 5 años, este segundo fin de semana de enero, el domingo 25 de enero, iniciamos nuestro quinto Reto del Indio. Mientras salía el sol en la tranquila playa de Chumico, nosotros preparábamos nuestras bicicletas para la partida entre las redes de los pescadores que todavía estaban en sus camas. En cuanto rayó el sol tomamos nuestra foto de partida para documentar nuestro inicio del reto: del Pacífico al Caribe en un fin de semana.

Irene Caballero, Joaquín Gil del Real, Andrés Correa, Antonio Grijalba, Edgar Miranda, René Van Horde, Roger Bennett y yo, Irving Bennett, conformábamos los ocho que haríamos el cruce del Istmo de Panamá de playa a playa, desde Chumico en el Pacífico hasta la playa de Boca de Río Indio en el Mar Caribe. Con la excepción de Joaquín, Edgar y Tato (René), todos ya anteriormente habíamos tenido experiencia con el Reto del Indio, ya sea parcial, como Irene y Antonio, o completa como Andrés y los Bennett. Este era el tercer año de Andrés, que al igual que Irene, empezó con la pedaleada primero, y luego se anotó al Reto completo.

A las 6:32am tomamos la foto de la partida, nos montamos en nuestras bicicletas montañeras, y nos dedicamos a pedalear hacia Río Indio Nacimiento, donde haríamos la transición a la caminata. Primero pasaríamos por El Valle de Antón, luego subiríamos a La Mesa del Valle, a 880 metros de altura, el punto más alto de nuestro recorrido. Desde allí bajaríamos hasta la Escuela de Río Indio Nacimiento. Según el registro de las fotos, a las 9:42am ya estábamos bajando hacia el mercado de El Valle donde nos reagruparíamos con los ciclistas que nos acompañaron en la pedaleada.

La subida por el trillo de Las Guías estaba estupenda: soleada, pero con una brisa fría que nos mantenía bien refrescados en la bicicleta. Cada año el sendero se hace más fácil por que las motos de cuatro ruedas que lo están recorriendo regularmente van botando las piedras grandes del camino. También, cada vez los autos están llegando más abajo por la calle que baja de El Valle. Ya han pasado El Macano, llegando hasta un pinar cuyo nombre no recuerdo ahora. Las bicicletas de doble suspensión y los amortiguadores delanteros con mayor recorrido también hacen que el camino sea menos extenuante. Aún así, el camino es un continuo ascenso desde el nivel del mar hasta El Valle, a 590 metros de altura.

Después de refrescarnos en el mercado de El Valle (yo me comí unas papas fritas para ingerir algo de sal con carbohidratos y una Malta Vigor de las grandes) seguimos nuestro ascenso hacia La Mesa. La subida desde el mercado hasta la finca de pollos Toledano es de 6 kilómetros. Luego cruzamos La Mesa hasta llegar al camino que baja al nacimiento del Río Indio, el cual seguiríamos toda la distancia hasta que nos llevara al Mar Caribe. A las 11:16am ya estábamos en donde inicia el descenso final hacia nuestro punto de transición a la caminata. A las 11:30am ya estaríamos almorzando y cambiándonos a nuestra ropa de caminar. Luego de montar las bicicletas a los carros nos tomamos la foto de la caminata: 12:32pm – seis horas después de haber partido de la playa de Chumico.

Este año no se nos sumó nadie a la caminata hasta Tres Hermanas, donde haríamos la transición a los kayaks. Todo el grupo estaba parejo, el camino seco, y nos movíamos a un buen ritmo por el terreno. Pronto llegamos a la poza de Jordanal en donde nos tomamos nuestro merecido descanso en su agua cristalina. Esta siempre es una parada de rigor. Como vamos sin prisa pero sin pausa a menudo pasamos de largo oportunidades para el regocijo en los hermosos parajes que vamos recorriendo. Jordanal siempre es la excepción. Este año hubo otras excepciones ya que Andrés insistió que parásemos en otro charco en el Río Indio, y yo lo acuerpé mientras todos nos veían impacientes por seguir caminando (como si hubiese apuro por llegar a algún lugar especial).

De hecho, este año llegamos más temprano que nunca a Las Claras Arriba, a las 6:30pm – antes que se pusiera el sol. A través de nuestra caminata había un grupo pequeño que sugería que siguiéramos caminando sin parar hasta Tres Hermanas. Esta conversación se acabó cuando las rodillas de Edgar comenzaron a lastimarlo y se fue quedando atrás, en compañía de Joaquín que fue solidario con él. Yo, que también me había quedado atrás por otras razones lo encontré (a Edgar) caminando con las piernas tiesas, como si fueran de palo, para no tener que doblar mucho las rodillas. Después de un rato nos volvimos a encontrar con el grupo que estaba sentado esperando que resolviera la incertidumbre que les plantaba una intersección con muchas opciones en el caserío del Harino.

A las 8:00pm yo era el único que todavía estaba despierto en Las Claras Arriba. Ya todos los demás se habían retirado a sus hamacas a descansar, anticipándose a la madrugada que les esperaba a las 2:00am. Edgar, que pensaba que no había dormido bien, jamás escuchó al borracho que pasó a caballo salomando, la fiesta que se formó en alguna de las casas cerca de la escuela, o a los perros husmeando por nuestro derredor. A las 3:30am ya estábamos nuevamente en movimiento. Este año la luna nos tocó llena y el camino se veía tan claro que no era necesaria la linterna de cabeza que llevábamos. Ocasionalmente la encendía cuando el follaje oscurecía mucho la ruta y el camino se tornaba difícil. Pronto llegamos al crux de la ruta, una sección que había que navegar correctamente en la noche. De lo contrario pasaríamos caminando más tiempo del necesario para enmendar cualquier error en ruta a Tres Hermanas.

Este año navegamos como si tuviésemos un GPS y llegamos directo a Tres Hermanas a las 8:31am, más temprano que nunca. Ahí nos encontramos con Kathy Herold y Juan Antonio De La Guardia que nos iban a acompañar en la remada. Ya estábamos en buena posición para llegar más temprano que nunca al Caribe, incluso bajando nuestro tiempo a menos de 36 horas para cruzar de océano a océano. Ya estábamos más cerca de poder planear un atentado a las 24 horas para completar el cruce total. Aun cuando pareciera una locura intentar romper las 24 horas, solamente quitando la dormida reducimos el tiempo a 27 horas en ruta. Cuando nos comprometemos a no dormir podemos sacar la hamaca de la mochila, los trastos para la comida, y caminar con unas 7 a 10 libras menos en la espalda. De hecho, podemos eliminar la mochila por completo y solamente llevar una correa con agua y algo de alimentación para la caminata. A las 27 horas que quedan le podemos restar la hora que nos tomó la transición de las bicicletas, más otra hora para la transición de los kayaks, y ya estamos en 25 horas de recorrido. Yo lo veo muy posible…

Este año la remada estaba más fácil que nunca. Solamente nos bajamos un par de veces a empujar el kayak cuando se puso muy seco el Río Teriá al fluir sobre unos pedregales. El agua estaba cristalina, el día soleado, y la brisa estaba fresca. Roger y yo nos dividimos a los remadores novatos para que no pasaran páramos tratando de aprender a remar un kayak por primera vez, en pareja, y por más de 8 horas. Hay que respetar a Edgar y a Tato que venían a remar por primera vez una distancia que muy poca gente con experiencia intenta remar en su vida: 44 kilómetros (como de Panamá a Capira, o de Panamá a Taboga tres veces). Eso es lejos… pero vamos río abajo, que lo hace más fácil de lo que suena. Pero aún así, no es fácil: Kathy y Juan terminaron su remada en un bongo que los bajó la última parte del río a motor.

Esta vez, por primera vez, pude apreciar gran parte del Río Indio que siempre había remado de noche. En otras ocasiones lo veía desde una piragua a motor, río arriba. Esta vez pude ver la Escuela del Chilar de día, a las 5:45pm – ya sabía que nos faltaba menos de una hora para llegar a la boca del Río Indio. Nuestros remos comenzaron a morder más agua y fuimos apretando nuestro paso en crescendo, cada vez un poco más rápido, apurados por romper las 36 horas. Siempre las últimas horas de remo son así: apretando el paso. Después de tanto remar uno tiene apuro por parar de remar. La paradoja es que entonces hay que remar más duro para poder parar de remar más temprano. ¡Lógico! Roger y Tato apretaron su remada y nos dejaron atrás, impotentes ante su creciente ventaja, solo pudimos ver como se nos iban alejando. Llegaron a Boca de Río Indio unos 5 minutos antes que nosotros, a las 6:25pm (menos de 36 horas después de la partida). Nosotros, todavía con dudas de llegar también debajo de las 36 horas (Edgar y yo) remábamos con toda la energía que nos quedaba. A las 6:30 llegamos a la playa y pudimos parar de remar. ¡Qué felicidad! Cuando nos bajamos del bote, nuestras piernas entumecidas casi nos hacen caer. Pronto el frío nos caló – el viento del Norte soplaba constante robándonos el poco calor que le quedaba a nuestro cuerpo. Unos pollos calientes más tarde, y bien hidratados, ya nos sentíamos mucho mejor.

 

Recorrido Detallado

No.

Segmento

Distancia

Kilómetro

1 – Chumico Redondo – Interamericana 4 kms. 4 kms.
2 – Interamericana – El Valle 26 kms. 30 kms.
* – El mercado será el punto de reunión en El Valle.
3 – El Valle – La Mesa 6 kms. 36 kms.
4 – La Mesa – Río Indio Nacimiento 3 kms. 39 kms.
* – Este será el punto de transición a la caminata.
5 – Río Indio Nacimiento – Río Indio Centro 8 kms. 47 kms.
5 – Río Indio Centro – Río Indio de Los Chorros 5 kms. 52 kms.
6 – Río Indio de Los Chorros – Las Claras Arriba 6 kms. 58 kms.
7 – Las Claras Arriba – Tres Hermanas 15 kms. 73 kms.
* – Este será el punto de transición a los kayaks.
9 – Tres Hermanas – Boca de Río Indio 44 kms. 117 kms.

 

Ya tenemos planeado El Reto del Indio 24 horas para este 14 y 15 de marzo. Vamos a partir a la 1:00pm para pedalear de día, caminar de noche, y llegar a la remada temprano, con la primera luz del día, para poder terminar remando con luz solar. Ya veremos como nos va…

0 comentarios sobre “El Reto del Indio 2009

  1. HOLA ROMPI!!!!

    QUE ENVIDIA QUE ME DA…CADA ANO PLANEO QUE LO HARE Y ALGO PASA. EL RECUERDO DE ESA CARERA ES UNO DE LOS MAS LINDOS QUE TENGO. VOY A VER SI PUEDO ESTAR ALLI EN EL 2010…

    UN GRAN ABRAZO A ROGER.DISFRUTEN POR MI…!!!!

    HERNAN.

    PD. YO AQUI EN ESPANA AHORA, VOLANDO Y ENTRENANDO DURO ( TRATARE DE ENTRAR EN EL IROMAN DE BARCELONA EN OCTUBRE….VEREMOS.

  2. Hola Sr. Irving o Irving no c como llamarle jeje, hoy mientras esperaba mi turno en el consultorio de odontología ojeaba revistas viejas en una de ella no recuerdo el nombre ahora mismo pude leer una pequeña entrevista que le hacian al igual que a otras tres personas amantes de la naturaleza, me llamo mucho la antención sus comentarios asi que me grabe la dirección de la Web. Acabo de entrar, leer y me encanto, antes habia escuchado, pero muy poco del Reto del indio y la verdad no tenia idea cual grande es el esfuerzo que se hace para completar el reto, el trabajo es enorme y bueno solo me queda Felicitarlo.

Deja un comentario