Kayaking Chame

Este fin de semana que pasó fuimos a remar a Rí­o Chame. Tení­a tiempo de no visitar ese rí­o y nos tocó un super día: el cielo estaba nublado y el rí­o lleno de agua. La remada superó todas mis expectativas y más, quedé sorprendido. También estrené kayak nuevo y trajimos a un nuevo remero al ruedo, a Joaquí­n Gil del Real. Toda esta acción a una hora de la ciudad.

Bajamos el Rí­o Chame desde el puente de Bajo del Rí­o hasta Cabuya. Nos pasamos unas 4:30 en el rí­o, incluyendo bastante tiempo para surfear las olas que nos encontramos en el camino. El nivel del agua estaba excelente por que ha estado lloviendo en la cabecera del rí­o. La noche anterior la habí­a pasado en El Valle con mi familia y allá llovisnó toda la noche. El agua, por supuesto, estaba ligeramente turbia por las recientes lluvias. Yo diría que el rí­o tení­a como 6″ más de lo que normalmente lleva cuando el dí­a es soleado.

Joaquín disfrutó mucho su primera remada en un kayak río abajo. Este fin de semana que viene vamos a remar nuevamente, pero esta vez remaremos el Río Grande. Joaquín se siente cómodo en el agua y no perdió el tiempo, aprovechó todas las olas que encontramos para medírseles. Resultó una buena elección el haber escogido el Río Chame para su primera remada.

Yo quedé encantado con mi nuevo Jackson Fun. Se rema muy parecido al Riot Inferno 54 que estoy reemplazando y es más cómodo. El Jackson surfea tan bien como el Riot y sus lineas son más gentiles sobre mis manos. Con el Riot me golpeaba con frecuencia con los bordes en la parte de abajo del bote, cosa que no me sucedió con el Fun. Jaime también estrenó su Jackson 4 Fun y quedó con muy contento con su bote. Jaime dejó un Dagger GT que le quedaba algo chico.

Finalmente cuando llegamos a Cabuya ya todos estábamos cansados. Hacía mucho tiempo que no remábamos y el Chame fue una buena entrada para abrir la nueva temporada de remo. Este fin de semana vamos a bajar la parte baja de Río Grande. Espero que pronto progresemos a la parte media del Grande, que es un poco más difícil.

Deja un comentario