Raspando los bordes

raspando (41K)En aviación hay una expresión que dice “pushing the envelope”. Se refiere a los límites del diseño aerodinámico de los aviones que los pilotos de prueba experimentan. El trabajo de esos pilotos es llevar aviones de prueba hasta los límites de su aeronavegabilidad, y, en ocasiones, romperlos. Ocasionalmente, cuando los pilotos rompen los límites de aeronavegabilidad de su máquina, llegan al punto en tumban los aviones.

Yo remo. Mi límite no tiene mucho que ver con los límites de aeronavegabilidad. Pero el párrafo anterior es relevante por que, igualmente que los pilotos, exploro los límites de mi kayak y las rutas que creo que puedo bajar. También, en ocasiones me equivoco. En esta última instancia casi me rompo un dedo. Bueno, todavía no se si me lo he roto, o no. Pero si se ve muy feo, todo negro y azul, y la uña es historia.

En el Río Harino, justo antes de que se una con el Río Grande, hay un salto como de 10 piés. El salto cae en una amplia piscina de agua tranquila y profunda. Es un salto perfecto para una diversión sana. El problema es que el punto en que uno se lanza al vacío no es perpendicular al flujo de la corrienta, es sesgado, y como en un ángulo de unos sesenta grados. El peligro es que si uno se desliza del delgado dedo de corriente antes de llegar a la caída, el bote gira a la izquierda y se choca contra una pared de piedra. Inclusive podría quedarse atrapado entre dos
paredes. Pero para que esto suceda hay que cometer un error muy grande en la entrada al chorro. Ya anteriormente he bajado este chorro sin problemas.

chorro-P7280018 (51K)En esta vuelta todo se veía bien para una buena bajada. Hice todo lo necesario para ver mi línea desde el horizonte, calcular el movimiento de la corriente sobre el lecho de piedra antes de la caída, y pensar en las consecuencias. Aún así, justo antes de deslizarme del borde de la caída la proa de kayak se deslizo a la izquierda. Mi aterrizaje en el agua fué perfecto. Pero como mi bote había adquirido un pequeño momento hacia la izquierda, al aterrizar mi kayak se fue contra la ribera izquierda con todo el momento que había acumulado de la caída.

El impacto con la pared fué tan violento que revento una de las tiras de aluminio que amarran mi asiento. Como mi asiento está unido con el pedestal donde descansan mis piés, el impacto se transmitió al asiento. Una vez que el apoyo de mi asiento se rompió, mi cuerpo, y mis piés se corrieron hacia adelante.
dedo-P7290152 (43K)El dedo gordo de mi pié izquierdo se estrelló contra la proa de mi kayak y el resultado fue muy doloroso. Eso realmente dolió mucho. Con calma remé a la orilla, me salí de mi bote, y revisé mi pié. La uña estaba toda roja de sangre, y mi dedo se sentía como si se hubiera roto.

Ahora que escribo esto, un par de días más tarde, creo que mi dedo no se rompió nada. Pero la uña me la tuve que arrancar, y la cama de la uña se ve bastante averiada. No creo que esa uña vuelva a crecer muy sana. Por suerte, como me pasé sentado en mi kayak las próximas tres horas, mi dedo no se hincho mucho más de lo necesario. Parecía una morsilla cuando llegué a El Valle, el dedo ya se había comenzado a poner negro y azul.

bajando-P7280022 (52K)Después de ver las fotos y analizar lo que puede haber sucedido, he concluído que lo que me paró fue un tramo de roca que sobresalía un poco de la pared en la ribera izquierda. También,
pensando hacia atrás, recuerdo que en otra ocasión que me estrellé contra otra pared, mis dedos también se lastimaron, pero solo de manera temporal, al igual que mis rodillas. Creo que
puede haber una leve falla en el diseño de mi kayak en relación con la caja de los piés. Es posible que pueda remediarlo con algo de espuma en la punta del bote.

Otra cosa que tengo que probar la próxima vez que me tire por ese chorro: debo inclinar mi bote hacia la derecha justo antes de entrar al tramo final, justo después de haber iniciado un leve viraje en la misma dirección para evitar que la proa derrape hacia la izquierda. Realmente hay mucho que puede causar daño del lado izquierdo de esa caída. Hay que hacer todo lo necesario para asegurar que el bote mantenga su línea hacia la derecha hasta caer por el chorro.

Autor: Irving Bennett

Siempre listo.

0 opiniones en “Raspando los bordes”

  1. Quedó super el blog entry. Estoy viendo si hago un grupo de kayaking en Facebook… me gustaría usar tu foto cuando estás justo antes de caer de la cascada de ser posible. Me avisas.

    saludos, Jaime

  2. Hola Rompy,

    Que power este blog!! Oye, cuando van a un rio suave para unirme? Tengo un amigo de Seattle que trabaja en Souther Explorations y es instructor de kayaking y quiere venir a Panamá pronto. Quiero estar lista para unirme a ustedes ese trip.

  3. Hola Annie,

    Casi te llamo este fin de semana que pasó. Fuimos a remar al Pacora, pero comenzamos desde la parte de arriba, La Chapa, y no estaba seguro que estarías dispuesta a bajar esa sección. Pero creo que hubieses podido hacerlo caminando las secciones que la mayoría de la gente caminó. Fue un tremendo día. La próxima vez me aseguro de llamarte.

Deja un comentario