Pacora – San Miguel al Caballo Blanco

Este domingo aprovechamos toda la lluvia que caía y nos fuimos a remar al Pacora. Hacía mucho tiempo que no remábamos tantos a la vez. Eramos seis kayakeros, dos de los cuales eran nuevos en nuestro grupo. Ellos eran Scott Muller e Ignacio “Iñaki” Lassa. Scott es un remero de mucha experiencia e Iñaki tenía 15 años de no montarse en un kayak. Fuimos a La Chapa, pero realmente había mucha agua para meter a Iñaki en ese tramo.

Bajamos a San Miguel y resultó perfecto. Con la cantidad de agua que había llovido el río tenía un excelente nivel. Había tanta agua que en ningún momento nos encontramos con tramos donde había que empujar el kayak. El tapón tenía tanta agua que nadie se decidió a bajarlo de lleno y todos optamos por diferentes rutas que obviaban el grueso de la corriente. Luego nos quedamos jugando por un buen rato en los rápidos debajo del Tapón. Scott perdió su bote en este rápido: su Dagger de Crosslink se partió feamente. Scott caminó devuelta a San Miguel desde este rápido y nos encontró río abajo con el carro.

El tramo hacia el Tornillo estaba excelente con el zig-zag del medio a todo dar. El mismo tornillo estaba impresionante con tanta agua. Todos corrimos el rápido por extrema izquierda, saltandonos el mismo tornillo para evitar el desorden hidráulico que estaba formandose por el volúmen de agua en el río. Aún así, las salidas del tornillo, en especial la de la izquierda, también tenían sus dientes. La salida de la izquierda atrapó a Iñaki, que estaba en otro bote de Scott, y le dió su revolcada. Cuando recogí a Iñaki le di las malas noticias: su kayak también estaba partido. El segundo Dagger que se rompía en el mismo día y también de Crosslink. Por suerte, la parte donde se rompió el kayak de Iñaki no era crítica y pudo terminar de bajar el río.

La salida de la izquierda atrapó a Tino y a Roger, pero sólo revolcó a Tino. Pero Tino, con su buen roll, no demoró en sacar la cabeza del agua. Creo que Roger nadó más adelante… debajo de las salidas del Tornillo esperaban dos pequeños huecos con ganas de atrapar a los incautos. Inclusive Ian se encontró contando peces en este tramo, pero el si tiene su roll bajo control y no nadó como Rogelio.

El último rápido también estaba divertido y tenía bastante acción. Roger, que lo bajó de primero, filmó a los demás con su cámara digital. Las tomas de Rogelio quedaron muy buenas. Lástima que las películas mpeg son tan grandes que no las puedo poner en este sitio. De repente si consigo un codificador para pasar de mpeg a Flash…

Bueno, los seis remeros fuimos: Scott, Iñaki, Ian, Roger, Tino y yo. Todos pasamos un excelente domingo en el Pacora. Ojalá nos encontremos nuevamente en el agua pronto.

Deja un comentario