La vida es dura

Puedo pretender que la vida es dura – pero la dulce realidad es muy distinta. La vida es como uno la quiera ver, y, en mi caso, mis lentes siempre han sido de colores. Uno siempre puede enfocarse en lo que se desea, y que no se tiente, o en lo que se tiene. Yo siempre he encontrado que hay desdichados mucho más en problemas que yo. Enfasis: mucho más en problemas que yo. Yo siempre estoy en problemas, pero eso es parte de lo que hace la vida interesante.

Si todo fuera cómo yo lo deseo, creo que hace tiempo la vida hubiese perdido interés. Lo hermoso de esta vida es que siempre que llego a una cima logro ver una montaña más alta, más allá, fuera de mi alcance inmediato. Automáticamente comprendo lo que debo hacer – seguir subiendo, caminando, luchando. Siempre con la esperanza que algo más grande espera tras el objetivo que tengo a la vista. ¿Que será de mi cuando llegué a la cima? Solo queda bajar… Pero la vida no es tan fácil, ni tan larga.

Deja un comentario